Sistemas de apoyo a las microempresas: una visión israelí

El ecosistema empresarial israelí es cuna de emprendimiento e innovación, conocer las lecciones aprendidas que han tenido en el proceso de consolidación de sus actividades en el sector agrícola y agroindustrial es de gran relevancia para el desarrollo empresarial del sector agropecuario de Bogotá y la Región e incluso del país.

Primero es necesario destacar algunas particularidades de este país, para dimensionar mejor el escenario donde se desarrolla el sistema de apoyo a las microempresas. Israel actualmente tiene poco más de 8 millones de habitantes, es un país de inmigrantes, con más de 70 diferentes nacionalidades, con características muy heterogéneas, lo cual se explica por la convergencia de diferentes culturas, religiones y orígenes étnicos.

Es uno de los países más jóvenes con tan solo 68 años de creado y cuenta con una extensión territorial de 22.700 km2; tiene características topográficas diversas como zonas altas y boscosas, zonas planas desérticas y algunos valles fértiles,  su única reserva natural de agua dulce es el mar de la Galilea que realmente es un lago y aguas muy saladas como el mar Muerto, siendo este el punto más bajo de la tierra; más de la mitad del territorio (60 %) son tierras desérticas o semiáridas. Lo anterior sumado a que está ubicado en una de las zonas más conflictivas del mundo (el oriente medio), el conflicto palestino – israelí, con una situación geopolítica muy compleja. 

Con todas estas características, Israel es hoy en día un referente a nivel mundial en temas tecnológicos y de emprendimiento, incorporando dentro de las actividades productivas la innovación y el desarrollo empresarial. Israel tiene más compañías registradas en Nasdaq (63 empresas) que toda Europa, existen aproximadamente 3.850 emprendimientos de alto impacto, es decir 1 por cada 1.844 israelíes tiene el mercado de valores más seguro a largo plazo, el Tel Aviv TA–25 Index, que ha tenido mejor comportamiento en los últimos 10 años que el Hang Seng Index de Hong Kong. 

En el año 2012, el Startup Ecosystem Report 2012, clasificó a Israel como “el segundo mejor lugar del mundo para la innovación, detrás de Sillicon Valley”. A esto hay que sumar los logros alcanzados en materia de desarrollo, que se pueden graficar en los US$31.000 de ingreso per cápita, logrados sin la existencia de ningún tipo de recurso natural explotable hasta hoy. Es el quinto país con mayor generación de patentes al año, tiene la segunda penetración per cápita de computadores, lidera los rankings en cantidad de científicos y técnicos en su fuerza de trabajo, es el líder mundial en cantidad de descubrimientos científicos (109 por cada 10.000 habitantes) y es una de las 8 naciones capaces de lanzar un cohete al espacio exterior. Todo esto acompañado con logros en sustentabilidad, ya que Israel recicla el 75 % de su agua y procesa del mar el 40 % de su matriz de agua potable.

Hay que destacar que en la última década muchas de las empresas más conocidas del mundo en tecnología como Apple, Wacom, Cisco, HP, IBM, Intel, Google, etc. se establecieron en Israel, para ubicar allí plantas de producción y/o laboratorios de investigación y desarrollo.   

Todo lo mencionado anteriormente es resultado, entre otros elementos, del modelo de emprendimiento establecido por Israel y de los diferentes actores del ecosistema empresarial que apoyan a las pymes del país. A continuación se exponen algunos factores de éxito del modelo, así como el papel de las entidades del ecosistema.

Factores de éxito del modelo de emprendimiento israelí

  • El emprendimiento se realiza desde muy temprana edad en la población, desde etapas iniciales de la niñez el emprendimiento forma parte de los procesos educativos, enfocados al desarrollo de competencias que permitan una visión de crear empresa y de ser empresarios en la edad adulta. Los valores inculcados en el individuo se orientan a fomentar un sentido crítico, independiente, creativo y emprendedor. Lo anterior se refleja en que cuando se les pregunta a los niños israelíes que quieren ser cuando grandes, el 70 % responden que quieren ser empresarios.
  • La visión global del mercado, desde que se crean las empresas, están enmarcadas en exportar sus productos o servicios y no en un mercado local israelí dado su tamaño. Cuando se diseñan productos o servicios, ya se tiene puesto el foco en los mercados estadounidense, europeo y asiático, y al mismo tiempo se va consolidando una red de contactos que les permiten acceder con mayor facilidad a ellos. Son pymes multinacionales desde el momento que nacen. Esto se produce desde el día menos uno.
  • La forma de pensar del emprendedor o empresario israelí, saben que hay que tomar riesgos, son ambiciosos, el fallar lo ven como una experiencia y no como algo catastrófico. Cambian la forma de pensar dando gran importancia en el SER, HACER, TENER. Los emprendedores israelíes saben aprovechar muy bien sus redes.  
  • Una nación de inmigrantes es una nación de emprendedores. Les otorga desde la cuna una visión cosmopolita que se traduce en soluciones satisfactorias a las necesidades.
  • El papel del Estado ha sido fundamental para el éxito empresarial, ya que fomenta la investigación y desarrollo, aporta el 4.5 % de PIB de la nación en I y D. Reflejo de estas políticas es un mejoramiento de la capacidad de innovar lo cual se observa en la alta producción de patentes registradas y que Israel es la nación que produce más artículos científicos per cápita (109 por cada 10 000 personas). 
  • Un factor fundamental es que a través del tiempo han tenido que afrontar grandes desafíos, el no estar en zonas de confort por los escasos recursos naturales, por los problemas con las naciones vecinas, por su ubicación geográfica, han tenido que replantear sus políticas e ideas para sobrevivir en un medio hostil y generar conocimiento y desarrollo.

El apoyo en las microempresas

Los sistemas de apoyo a las microempresas son un grupo articulado de programas, leyes, fondos y mecanismos de coordinación, que en su conjunto tienen la virtud de ser un elemento catalítico de soporte a las pequeñas empresas.

Desde hace más de dos décadas Israel ha enfocado al apoyo del gobierno al fomento de las pymes, para ellos estas empresas son una gran estrategia de desarrollo que involucra la interacción de los distintos componentes del ecosistema: universidades, centros de investigación, sector empresarial, instituciones gubernamentales y emprendedoras.

Bajo esta gran estrategia se han creado los centros de apoyo y desarrollo empresarial (CADE) y las incubadoras tecnológicas, centros profesionales que otorgan una amplia gama de servicios a emprendedores y dueños de negocios ya existentes. El objetivo de estos centros es ayudarlos a establecer, dirigir o expandir su negocio y también sobreponerse a obstáculos inherentes en el manejo de un pequeño ente económico. Cada Centro está diseñado para que funcione como una “ventanilla única” que puede responder a una variedad de necesidades en el campo de gestión empresarial.

Otro aspecto importante es la gran diversidad de instrumentos financieros disponibles en Israel para apoyo de las mipymes. En este sentido, entre los más comunes se encuentran los fondos de garantías, de capital de riesgo, los start- ups, los subsidios y los créditos para la innovación, que se convierten en alternativas donde el empresario puede recurrir para el desarrollo de su negocio.

Entre los principales servicios se encuentra el asesoramiento profesional en diversos temas, entre los que están la ideación de un negocio, la preparación del plan de negocios, administración del mercadeo, el manejo financiero, guía para la organización, el personal de trabajo y otros.

Es de destacar el programa de Tutoría del Ministerio de Industria y Comercio, la incubadora de Proyectos Turísticos del Ministerio de Turismo y el Fondo para el Inmigrante Independiente del Ministerio de Absorción del Inmigrante. Se suma a lo anterior el Centro de Soporte para Empresarios Tecnológicos, el cual se especializa con herramientas tecnológicas, para dar soporte administrativo y asesoría profesional por medio de entrenamiento y coaching a nivel de firma individual, que es una modalidad mediante la cual gerentes muy experimentados dan asesoría por periodos de tiempo definidos a empresas que requieran de la misma.

Finalmente, entre los programas con mayor impacto se encuentra el de Asesoría profesional de hasta 150 horas brindada por tutores expertos a empresas que emplean entre 5 y 100 empleados y que se ubiquen entre las áreas prioritarias definidas por el Ministerio de Industria y Comercio, entidad que cubre el 75 % del costo del entrenamiento (cuando la empresa cuente con más de 100 empleados el aporte gubernamental es del 50 %).

Sumado a lo anterior, en Israel existe una afinada red de incubadoras y aceleradoras para proyectos especialmente de índole tecnológico; aproximadamente son unas 60 incubadoras a nivel nacional que proveen instalaciones, contactos, asesoría, marketing, capacitación para crear capacidades gerenciales y capital semilla. Luego de dos o tres años, las nacientes compañías pasan a las aceleradoras, que buscan darle valor a sus productos y servicios para posicionarlas en los mercados globales, ya que todo emprendedor y funcionario en Israel sabe que la meta final para rentabilizar cualquier inversión no puede ser el mercado local.

Bibliografía: