¿Genera la volatilidad del dólar cambios en el contexto empresarial actual?

Genera la volatilidad del dólar cambios en el contexto empresarial actual?

Durante el segundo semestre del 2015, la volatilidad de la moneda llevó a aplicar medidas como las mencionadas por el Banco de la República, quien decidió incrementar la tasa de interés de intervención 50 puntos básicos y la situó en 5,25 %. Esta decisión buscó estabilizar el mercado cambiario y evitar que el alza inesperada afectara aún más la inflación [1], la cual se presentó debido a varias causas, entre las que se encuentran: la transmisión parcial de la depreciación nominal a los precios al consumidor, el fuerte incremento en los precios de los alimentos, el aumento en los costos de las materias primas importadas así como la menor dinámica en la oferta de alimentos [2].

Este panorama trajo consigo cambios importantes en el proceso de venta de productos colombianos en el exterior, lo cual representa desafíos y oportunidades para las empresas en sus diferentes modelos de comercialización.

En el contexto actual en el que es más costoso comprar materia prima para producir y en muchas oportunidades también para vender al exterior, las empresas se han agrupado en diferentes modelos de venta de acuerdo con los cambios que deben afrontar frente a la actualidad del dólar. 

Estos cambios han permitido tener varias visiones, entre las cuales se pueden destacar, las oportunidades que visualizan las empresas que producen con insumos nacionales y venden en el exterior y aquellas que importan para distribuir y/o su producción depende en gran parte de las importaciones.

Las empresas que producen con insumos nacionales consideran que el aumento en la tasa de cambio es una oportunidad para mejorar su competitividad en otro mercado, dado que el costo de producción no altera significativamente el precio del producto mientras que el precio de venta a la actual tasa representativa aumenta sustancialmente. De esta manera, el precio actual del dólar permitiría a este grupo de empresas recibir pagos más altos por los productos ofrecidos en el exterior.

Empresas, como Alpina, señalan que el cambio de la divisa “ha mejorado la competitividad externa de la compañía”, que actualmente tiene un 10 % de sus negocios en el exterior y avanza en un plan para ampliar hasta un 30 % sus mercados internacionales en los próximos años [3].

Otro panorama es el de las empresas que importan para distribuir o aquellas que su producción depende de un alto porcentaje de insumos importados. Este grupo de empresas ha presentado variaciones atadas al impacto de la tasa de cambio dado que el margen de utilidad del producto se ha visto afectado por los costos que deben asumir a causa de la importación de los insumos. El alza en los precios de insumos importados refleja un incremento sustancial que podría dejar fuera del mercado en términos de costos a los productos que requieren de estos insumos.

En este caso, empresas del sector de alimentos que requieren importar para producir ven cómo el precio final del producto se incrementa, dejando de ser competitivos tanto en el mercado nacional como en el exterior, presentando un gran cambio en los volúmenes de venta y rentabilidad del producto. 

Javier Díaz, presidente de Analdex, explica que lo que viene ahora es un ajuste del mercado, sustituyendo productos importados por nacionales y una menor demanda de aquellos que el país tiene que importar obligatoriamente para abastecer sus necesidades internas [4].

Igualmente, se destaca el mecanismo que tienen grandes empresas de contar con negociaciones previas de compra con sus proveedores, lo que les posibilita mitigar la volatilidad de la moneda, para lo cual es importante resaltar que para un gran número de empresas nacionales es difícil plantear negociaciones que les permita contar o garantizar un precio de la divisa por cierto tiempo, puesto que esto implica asumir el costo de negociar grandes cantidades.

Así mismo, deberán trabajar en precios de venta proyectados en periodos cortos dado que la volatilidad afecta los precios negociados.

Por otra parte, Guillermo González, presidente de la Federación Colombiana de Agentes Logísticos en Comercio Internacional (FITAC), asegura que la tasa de cambio está impactando a la industria en general y a las compras externas del país. “En el tema de importación, el alto precio del dólar ha llevado a que las empresas revalúen los precios para el consumidor final” [5].

Por lo anterior, un gran porcentaje de empresas deben evaluar la estrategia a seguir tanto para la venta en el mercado nacional como en sus lineamientos de expansión en otros países, lo cual les exigirá ser muy rigurosos en las proyecciones de ventas y fijación de precios.

De esta manera, algunas empresas deben evaluar los proyectos de importación que tenían planteados, suspender o replantear los valores de las compras externas y validar los precios de venta con mayor regularidad, con el fin de evitar pérdidas.

Finalmente, y debido a la coyuntura que representa para el sector empresarial la volatilidad del dólar, algunos expertos consideran que el ideal para la economía del país es un dólar que se mantenga entre los 2.400 y los 2.500 pesos [6], lo que permitirá contar con una estabilidad tanto en la oferta como en la demanda.

____________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

[1] http://www.banrep.gov.co/es/comunicado-30-10-2015

[2] http://www.banrep.gov.co/es/comunicado-25-09-2015

[3] http://www.dinero.com/edicion-impresa/caratula/articulo/planeacion-empresarial-afectada-dolar-2015/210854

[4] http://www.dinero.com/edicion-impresa/caratula/articulo/planeacion-empresarial-afectada-dolar-2015/210854

[5] http://www.larepublica.co/aumento-del-precio-del-d%C3%B3lar-alerta-sobre-impacto-en-el-resultado-de-importaciones_279456

[6] http://www.dinero.com/edicion-impresa/caratula/articulo/planeacion-empresarial-afectada-dolar-2015/210854