Perspectiva internacional de una “Bogotá mejor para todos”

Para la primera edición del boletín Red de Embajadores, la Cámara de Comercio de Bogota invitó a la Alcaldía Mayor de Bogotá, quien se une a nuestra Red y en esta oportunidad nos presenta una perspectiva de la ciudad dentro del sistema internacional de las agendas globales y el posicionamiento internacional de sus enfoques estratégicos consignados en la actualidad en el anteproyecto del Plan de Desarrollo Distrital 2016-2020.

El panorama internacional muestra cómo la primera década del siglo XXI ha traído una reconfiguración del orden internacional y, así mismo, el surgimiento de nuevos actores dispuestos a participar en las acciones que se generan día a día en un contexto global cambiante.

Santuario de Monserrate

Los gobiernos locales han evidenciado la necesidad de tomar posiciones conjuntas e individuales para lograr una influencia en la definición de los lineamientos que se generan en los diferentes escenarios de la agenda global, donde los Estados aún son los protagonistas principales.

La Cumbre de Río +20 en 2012, las discusiones sostenidas en la COP 21 en París frente a la mitigación y adaptación a los efectos del cambio climático, el camino recorrido con los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), la presentación de la nueva agenda para el desarrollo con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) a 2030, sumado a las decisiones en materia de desarrollo urbano que se tomen en Hábitat III en Quito en 2016 muestran que, para el cumplimiento de metas tan ambiciosas, las ciudades deben implementar acciones enfocadas a la sostenibilidad ambiental, al financiamiento de grandes proyectos, gestión eficaz de cooperación internacional, dinamización de la economía local y el ordenamiento territorial.

Bogotá, como socio confiable de la región y sede en octubre del presente año de uno de los eventos más importantes del mundo en materia de diplomacia de ciudades, cooperación y política internacional, la Cumbre Mundial de Gobiernos Locales y Regionales de la red internacional CGLU, tendrá que hacer frente a un panorama activo de interacción internacional frente al seguimiento de las agendas globales y el posicionamiento internacional de sus enfoques estratégicos consignados en la actualidad en el anteproyecto del Plan de Desarrollo Distrital 2016-2020.

La Administración Distrital centrará sus esfuerzos para lograr la “felicidad para todos” entendida como el desarrollo pleno del potencial de los ciudadanos por medio de 3 pilares fundamentales: Igualdad de calidad de vida, democracia urbana y construcción de comunidad.

Los ejes transversales se definen en: 1) Sostenibilidad basada en la eficiencia energética y el crecimiento compacto de ciudad; 2) Oportunidades que promueven el desarrollo económico basado en el conocimiento; 3) Nuevo plan de ordenamiento territorial; 4) Gobierno legítimo, eficiencia administrativa y fortalecimiento local, prestando servicios al menor costo y en forma equitativa.

Así las cosas, la visión a largo plazo de la ciudad define que “…En el año 2020 Bogotá estará una vez más en camino a convertirse en un referente internacional de ciudad creativa, incluyente, sostenible y feliz…”.

El objetivo de la ciudad de Bogotá será el aprovechamiento de las oportunidades y retos que traen diferentes escenarios globalizados. Para lograr una Bogotá con influencia global será necesario llevar a cabo las siguientes líneas de intervención desde la Administración Distrital:

• Diversificar mecanismos de relacionamiento internacional para potenciar los proyectos de la ciudad.

• Identificar oportunidades de intercambio de conocimiento y buenas prácticas de otras ciudades en el mundo.

• Reenfocar los procesos y estándares de articulación interinstitucional en los diferentes niveles.

• Participación y construcción de alianzas estratégicas eficaces con los gobiernos locales, nacionales e internacionales, así como con otros actores del desarrollo.

• Identificar mecanismos y estrategias para la proyección de la visión de ciudad 2050 a nivel internacional.

Bogotá, al igual que las grandes ciudades del mundo, se enfrenta a retos en materia de sostenibilidad, cultura, seguridad, movilidad, inclusión, entre otras que las comprometen en un escenario de competitividad continuo, de posicionamiento estratégico, no obstante, de alianzas e intercambios para solucionar retos comunes. De ahí la importancia de la relación del anteproyecto del Plan de Desarrollo “Bogotá mejor para todos”, la construcción de la nueva agenda internacional del Distrito y su relación con la agenda global.

La ausencia de la visión de las ciudades en la implementación de los lineamientos que traen consigo las nuevas agendas globales no es viable en la actualidad, dada la importancia del compromiso de estas para enfrentar los retos económicos, sociales y ambientales bajo criterios de justicia social, equidad y responsabilidad con las generaciones futuras.

La ciudad debe tener como objetivo primordial introducirse, estar acorde y al tanto de las dinámicas globales, aprovechar las similitudes entre el Plan de Desarrollo Distrital y el contexto en el que las relaciones internacionales se desarrollan hoy en día, resolviendo los problemas y nuevos retos que aparecen continuamente.

Tal como lo diría Henry Kissinger “uno tiene que obrar con la suposición de que los problemas se tienen que resolver”.