La importancia de implementar el Decreto 1500 de 2007 en las plantas del sector pecuario

Todas las plantas de beneficio, desposte, desprese y derivados cárnicos deben tener un Plan Gradual de Cumplimiento (PGC), con el que se asegura que el establecimiento cuente con los estándares sanitarios y de inocuidad. 

Prepárese con estos consejos para cumplir con esta autoevaluación, clave en el seguimiento del Invima para la autorización sanitaria de las plantas.

El Plan Gradual de Cumplimiento es un documento técnico presentado por los propietarios u operadores de plantas de beneficio, desposte o desprese y de derivados cárnicos, que detalla el nivel sanitario frente a las disposiciones del Decreto 1500 de 2007 y posteriores reglamentaciones. Además, indica los compromisos de acciones para lograr el cumplimiento total de la normatividad sanitaria.

Elaborar el PGC implica mucho más que completar el formato de evaluación del nivel sanitario; se trata de un proceso que requiere la colaboración del equipo de la planta y que significa un reto para el manejo de la información sobre las condiciones sanitarias y de infraestructura del establecimiento.

 Dentro de las actividades del PGC se deben abordar principalmente las siguientes:

  1. Organizar la información de la planta. La información solicitada en el proceso de autoevaluación inicial a través del formato de evaluación del nivel sanitario de cumplimiento comprende, según la categoría de la planta, entre 38 y 40 aspectos a evaluar; desde estándares de ejecución sanitaria como diseño y construcción, hasta el procedimiento operativo estándar de saneamiento (POES). 
  2. Especifique las acciones graduales de cumplimiento. Según los resultados de la autoevaluación registrada en el formato de evaluación del nivel sanitario de cumplimiento, la planta debe establecer unas acciones para cumplir aquellos aspectos que no haya logrado una buena puntuación. Estas acciones deben registrarse en el formato de acciones graduales de cumplimiento del Invima.
  3. Desarrolle un cronograma realista para las acciones. El cronograma se presenta como un anexo de ejecución de las acciones graduales de cumplimiento, en el que debe incluir el desarrollo de las obras físicas en instalaciones; adquisición y puesta en operación de equipos y utensilios; preparación, aprobación e implementación de cada plan o programa; e implementación de las acciones para operaciones.
  4. Prepare al equipo de la planta para las visitas del Invima. El seguimiento a la implementación del PGC la realiza el Invima durante un plazo de tres años y medio, con actividades enfocadas en verificar la ejecución de las acciones graduales de cumplimiento. Por esto es importante tener a disposición los últimos tres puntos mencionados y la evidencia documental que soporta el plan y las acciones. Ya que este proceso puede incluir diversas áreas de la planta, es importante que el equipo participante apropie el PGC y sus componentes para dar inicio a su implementación y posterior seguimiento y verificación del personal del Invima.

Fuentes consultadas:

English Link