Discurso a la Asamblea de la Cámara de Comercio de Bogotá por parte del Presidente de la Junta Directiva

Conozca el discurso realizado por el Doctor Juan Diego Trujillo el 9 de octubre en el marco de la Asamblea General de Afiliados de la Cámara.

"Ruego a ustedes se me permita compartir una experiencia personal de vida. Durante 9 años, cada semestre y por una semana mi señora, mis hijas y yo nos dirigíamos a Filadelfia, a los Institutos del logro del potencial humano, a realizar la evaluación, capacitación y reprogramación de actividades que procuraban el desarrollo de habilidades de nuestra hija con parálisis cerebral.

Durante esa semana permanecíamos por más de 10 horas diarias, interrumpidas por las citas de evaluación, en un gran salón que compartíamos con cerca de 30 familias de todos los confines del mundo, con retos y situaciones similares. Ese gran salón vibraba con sentimientos que recargaban a todos. Allí se vivía de forma inimaginable la Esperanza en un mejor futuro para nuestros hijos, la Fe en las personas y el conocimiento que nos trasmitían, el Positivismo al afrontar los nuevos compromisos, la Pasión y el Entusiasmo para dedicar 10 horas diarias a la tarea definida durante los próximos 180 días, la Entrega y Perseverancia requeridas para no desfallecer ni ceder ante la tentación de renunciar por la magnitud del reto. En resumen, allí se vivía la maravillosa energía que genera el Amor incondicional por un hijo en situación de discapacidad.

Comparto con ustedes esta experiencia, amigos empresarios, Señor Presidente, porque son pocos los escenarios que permiten vivir estos sentimientos. Y este, la Asamblea de la CCB, es uno de ellos.

Los empresarios de Bogotá y la Región nos caracterizamos por el amor a lo que hacemos; por Perseverar en nuestros emprendimientos por encima de las dificultades propias de cada negocio; por vivir de forma positiva y apasionada cada uno de los retos y oportunidades que se nos presentan; por tener Fe en nuestro país, nuestra ciudad, nuestra gente; por tener Esperanza en que nuestra labor hará de Colombia un mejor país y de esta una mejor Humanidad.

Y es por esto Señor Presidente que los empresarios de Bogotá representados por los que hoy nos acompañan, merecemos y requerimos tener una entidad como la Cámara de Comercio de Bogotá.

Merecemos una Cámara en la que podamos confiar porque construye conocimiento que nos fortalece, porque nos representa en las distintas instancias de los gobiernos locales y nacionales en procura de mejores condiciones para los negocios, porque desarrolla oportunidades de innovación y crecimiento, porque nos reta a mejorar en cada una de las actividades que realizamos, porque nos acompaña en cada una de las etapas de la vida de la empresa.

Es decir, la Cámara como los Institutos de Filadelfia, está a nuestro lado en cada uno de los pasos de la vida empresarial.
Hace 140 años, liderados por José Manuel Restrepo, Ramón del Corral, José Camacho y Jorge Holguín, los comerciantes de Bogotá emprendieron un camino de trabajo gremial motivados por condiciones como el caos económico generado por los conflictos bélicos, exceso de impuestos, ilegalidad y competencia desleal, dificultades y sobrecostos en el transporte de las mercancías. Es notoria la similitud con los retos que hoy enfrentamos los emprendedores Bogotanos.

Entendieron también, que este camino se debía recorrer independizando el quehacer del empresario de las volatilidades políticas y alejando a la entidad de los intereses y círculos del poder del momento. Sabia decisión la de nuestros fundadores. Esta decisión ha sido fundamental para garantizar la permanencia y el crecimiento de la Cámara de Comercio de Bogotá a la par del crecimiento del tejido empresarial de la ciudad, superando los vaivenes de un país y ciudad en desarrollo.

Y es que la Cámara no es de los políticos, no es de los gobiernos de turno, no es de intereses particulares. Nuestra Cámara es de los empresarios a los que nos debemos, por los que existimos. La Cámara nos representa fundamentando sus opiniones en la investigación y el conocimiento y orientando sus acciones al bienestar de los empresarios.

Hoy nos encontramos en un momento de la historia muy favorable para el desarrollo empresarial y crecimiento de nuestra Entidad. El gobierno local y el nacional coinciden en la visión del empresario, no como la fuente de ingresos que hay que exprimir sin compasión, sino como el motor de la economía al que hay que proporcionar las condiciones necesarias para que alcance su mayor potencial y de paso mueva al pueblo colombiano a esa condición de bienestar y riqueza que todos nos soñamos.

Señor Presidente, los pilares de su programa de gobierno tienen coincidencias muy grandes con las estrategias definidas por la Junta Directiva de la Cámara: LEGALIDAD, EQUIDAD Y EMPRENDIMIENTO. Voy a cambiar el orden.

Emprendimiento,
La Cámara ha matriculado en los últimos tres años 215.000 empresas, ha apoyado con servicios empresariales a 76.000 de ellas y ha hecho acompañamiento individual a 14.239. Qué lindo reto tenemos Presidente, lograr que permanezcan en el tiempo y sean exitosas.
Legalidad,
No es viable el empresario que tiene que enfrentarse con productos con los que se lava el dinero del narcotráfico, ni el que pierde los negocios por la corrupción descontrolada. Actualmente la Cámara de Comercio Bogotá articula la estrategia de cultura de la legalidad para garantizar la competitividad de las empresas y la construcción de confianza en las instituciones.

Equidad,
Este pilar es apasionante. Si lo vemos desde el empresario, todos esperamos poder competir en condiciones de equidad. No requerimos protección per se…esperamos que el ambiente empresarial no privilegie a los tramposos ni a los productos de países que pagan salarios de hambre. Esperamos que nuestros competidores cumplan con las condiciones de legalidad establecidas. En estas condiciones, señor Presidente, como empresarios seremos capaces de generar las mejoras en los ingresos y condiciones de nuestros colaboradores. Algunas de estas empresas que hoy nos acompañan, son empresas B y empresas BIC, que priorizan el Beneficio e Interés Colectivo.

Cada vez somos más los empresarios que adquirimos compromisos que superan nuestros intereses financieros y vibramos con el bienestar de todos los integrantes de nuestros equipos y de la sociedad a la que pertenecemos.

La Cámara de Comercio de Bogotá ha liderado en el país el apoyo al desarrollo de las empresas que hoy hacen parte de la Economía Naranja. Es así como desde la Junta Directiva se han definido y ejecutado iniciativas como ARTBO en 2005, BAM- Bogotá Audiovisual Market en el 2009 , el BOMM- Bogotá Music Market en el 2012 y el Bogotá Fashion Week en el 2016.

Señor Presidente, cuenta usted con un muy buen aliado en la Cámara de Comercio de Bogotá para el desarrollo de las iniciativas de su gobierno a través de los empresarios de la Ciudad y la Región.

La Cámara además ha contribuido a la creación de la cultura del Valor Compartido. Un gran ejemplo es el Foro de Presidentes, de quien decía la revista Dinero: “… es una maravillosa comunidad de dirigentes que promueve el crecimiento personal, empresarial y ciudadano de sus miembros, quienes, a su vez, comparten y transmiten sus experiencias y conocimientos para el desarrollo de proyectos de alto impacto en sus entornos, empresas y organizaciones”.

En el mismo sentido, el impulso a los Clusters refleja nuestra decisión de consolidar comunidades empresariales con objetivos comunes y aporte asociado al crecimiento de la ciudad y el país.

Todo esto se ha logrado gracias a grandes líderes que han ejercido la Presidencia Ejecutiva y han conformado equipos de trabajo del más alto nivel y compromiso. Saludo de forma afectuosa a María Fernanda, Consuelo y Mónica con quienes he compartido en la Junta y a quienes admiro por su capacidad y entrega. Agradezco a todos los integrantes de la Cámara y les reconozco su inmenso aporte al progreso de nuestra ciudad.

El impacto de la Cámara se multiplica inmensamente cuando consideramos la acción de nuestras Filiales. Corferias, Caem, Uniempresarial, Invest in Bogotá, Certicámara, Corparques, Ágora. Nos llenan de orgullo y satisfacción por la labor desarrollada en pro del empresariado, la juventud, la sociedad y el medio ambiente.

Quiero concluir reconociendo la consolidación en el tiempo del Gobierno Corporativo de la Cámara de Comercio de Bogotá.
Son ustedes queridos empresarios Afiliados a la Cámara de Comercio los artífices de todo lo que hemos mencionado. Son ustedes la máxima autoridad de la Entidad. Son ustedes los llamados a elegir cada 4 años a los ocho miembros de la Junta Directiva que los representan y que, acompañados por 4 miembros nombrados por el gobierno, definen la estrategia y las acciones de nuestra Entidad. Los invito a cumplir con este deber y ejercer este sagrado derecho.

Este 6 de diciembre se realizarán las elecciones de la Junta. Asistamos de forma masiva a la votación y garanticemos ser representados de forma digna y calificada, proyectando así en conjunto la Cámara de Comercio de Bogotá para los próximos años.

La Cámara que nos acompañará en nuestro futuro empresarial, porque: Sus sueños son nuestra empresa.
Gracias".