Estudio de impacto de la jornada del día sin carro realizado a empresarios de Bogotá

El estudio consta de 1.500 entrevistas a grandes, medianas, pequeñas y micros empresas de los sectores comercio, industria y servicios. En su primera fase, fue aplicado a 750 empresas.

La CCB ratifica que la jornada no da solución a los verdaderos problemas de movilidad que enfrenta la ciudad como son insuficiencia del servicio zonal del SITP, la saturación de TransMilenio, así como la falta de mantenimiento de ciclorrutas e insuficiencia de alamedas para usar la bicicleta y el modo a pie. El impacto negativo en la actividad productiva es mayor en las empresas micro con un 61%, seguido de las empresas pequeñas con un 52%. Por sectores se ven afectados en mayor medida el comercio en un 69%, el industrial en un 56% y el de servicios en un 53%.

La Cámara de Comercio de Bogotá adelanta un estudio que consta de 1.500 entrevistas a empresas sobre el impacto de la jornada del Día sin carro y sin moto en Bogotá. El análisis consta de dos fases, una percepción antes de la jornada del 22 de septiembre y otra que se aplicará después de la jornada. La primera fase fue aplicada a 750 micros, pequeñas, medianas y grandes empresas, de los sectores industria, comercio y servicios, en las 19 localidades de Bogotá.
A continuación se presentan los principales resultados:

  • Predomina el impacto negativo en las actividades productivas 59%, la provisión de insumos a los establecimientos 49%, la entrega de productos o servicios a los clientes 50%, y la agenda del empresario con clientes o aliados con un 47%.
  • El impacto negativo en la actividad productiva es mayor en las empresas micro con un 61%, seguido de las empresas pequeñas con un 52%. Por sectores se ven afectados en mayor medida el comercio en un 69%, el industrial en un 56% y el de servicios en un 53%.
  • Como aspecto positivo se destaca la disminución de la congestión alrededor de la empresa con un 23%, mientras que un 68% asegura que no hubo impacto positivo de esta jornada en sus empresas.
  • Durante la jornada un 53% de las empresas no tomaron medidas a favor de los empleados, mientras que un 25% dieron la posibilidad de finalizar antes la jornada laboral, el 20% dio la posibilidad de ingresar después del horario habitual y sólo un 2% dio incentivos a quienes llegaran en bicicleta.
  • Seis de cada diez empresas del sector comercio tuvieron dificultades en la provisión de insumos a su establecimiento. Y una de cada dos empresas de los sectores industria y comercio tuvieron afectaciones a la agenda de trabajo con clientes o aliados a su negocio.
  • Finalmente, cerca de un 60% de los empresarios no están de acuerdo con llevar a cabo la jornada.
  • Frente a la percepción manifestada por los empresarios, la CCB considera que realizar varias veces por año esta jornada no responde a la voluntad ciudadana expresada en el año 2000 de hacerla una vez por año.
  • En su lugar, se debe trabajar por una política de movilidad que atraiga a los ciudadanos a modos sostenibles de transporte. En este sentido el Distrito debe realizar un esfuerzo adicional y más amplio mejorando las condiciones para hacer de la bicicleta, el modo a pie y el transporte público una opción digna en la ciudad. “Mejorar la calidad y conectividad de la infraestructura de ciclorrutas y senderos peatonales, así como trabajar por la calidad del transporte público debe ser la premisa antes que la restricción de circulación impuesta por la jornada del día sin carro y sin moto” asegura la Dra. Mónica de Greiff presidente de la CCB.
  • Por otra parte, se debe continuar apoyando los Planes Empresariales de Movilidad Sostenible, una apuesta privada para reducir la huella ecológica causada por los viajes al trabajo y al estudio. “Un 45% de los viajes en hora pico son con destino al trabajo o al estudio, estos desplazamientos se pueden hacer de forma más efectiva si se comparte el carro, se facilitan sistemas de bicicletas en las empresas y universidades, y se mejora la accesibilidad al transporte público.” agregó de Greiff.
  • Desde el año 2011 la Cámara de Comercio de Bogotá se ha unido a esta iniciativa, promoviendo el uso del SITP, el carro compartido y en el último mes instaló un sistema de préstamo de bicicletas para sus empleados.
English Link