Cluster, una Iniciativa de la Cámara de Comercio de Bogotá Volver

Los sistemas de pago van camino a la modernización

Actualmente, los sistemas de pago de bajo valor son administrados por unas pocas entidades que los operan.  Sin embargo, las nuevas tendencias digitales ponen en el escenario a otros jugadores que entran en la competencia.

Por esta razón, el país busca modernizar la reglamentación actual para hacer un sistema financiero más competitivo y flexible, cuyo propósito sea aumentar el uso de los medios de pago digitales.

Las entidades administradoras de sistemas de pago de bajo valor, como Redeban o Credibanco, son vigiladas por la Superintendencia Financiera de Colombia. Dentro de sus funciones, la principal es permitir la transferencia de fondos de las compras que se realizan a diario en los establecimientos comerciales del país, por un valor promedio diario establecido legalmente.

¿Cómo se llevan a cabo estas transferencias?

Cada día, los colombianos realizan millones de transacciones de bajo valor, a través de sus tarjetas de crédito, débito o transferencia y el dinero de cada una de esas compras debe ser traspasado desde la cuenta del usuario a la cuenta del comercio.

Las entidades administradoras de sistemas de pago de bajo valor acumulan estas transacciones y las procesan al final del día en una sola gran operación de traslado llamada compensación, después de la cual se realiza la liquidación de órdenes de transferencia y el recaudo.

Los nuevos jugadores financieros

En los últimos tres años, se han venido fortaleciendo unos nuevos jugadores en el ecosistema financiero de Colombia. Se trata de las fintech, que ofrecen productos y servicios financieros basados en desarrollos tecnológicos.

La innovación y el incremento en el flujo del comercio electrónico han generado profundos cambios en el sector de pagos, promoviendo que las transacciones se realicen de forma digital e inmediata en condiciones cada vez más competitivas.

Teniendo en cuenta este nuevo escenario, el gobierno nacional, en cabeza del Ministerio de Hacienda, se encuentra trabajando en impulsar políticas públicas que fomenten la inclusión financiera a través de la bancarización.

Por esta razón, en diciembre de 2019, el Ministerio de Hacienda y la Superintendencia Financiera de Colombia lanzaron un proyecto de decreto por el cual se modifica el Decreto 2555 de 2010 y busca hacer la reglamentación más competitiva para facilitar la entrada de los nuevos jugadores.

La propuesta explica que “disponer de sistemas de pagos eficientes, modernos e interoperables es una condición de infraestructura financiera indispensable para el desarrollo económico del país”.

“La estructura actual es muy cerrada. Este proyecto de decreto haría el modelo de sistema de pagos más abierto, más inclusivo e, incluso, más competitivo”, comenta al respecto Orlando García Torres, experto en pagos electrónicos para el comercio al por menor.

Para estructurar este proyecto de decreto, la Unidad de Regulación Financiera (URF), dependencia técnica del Ministerio de Hacienda, desarrolló el estudio que propone “modernizar la reglamentación del sistema y definir una nueva arquitectura transversal a las diferentes modalidades de pago que permita un funcionamiento más eficiente del mercado transaccional”.

De esta manera, el país busca desarrollar una reglamentación que se acomode a las nuevas tendencias digitales y al nuevo escenario que cada vez tiene un mayor alcance a nivel comercial y financiero

Tomado de: www.colombiafintech.co