Cluster, una Iniciativa de la Cámara de Comercio de Bogotá Volver

Lazos que duran toda la vida

Lactancia materna, una decisión que está en las manos de la madre y que desde el Gobierno y sector privado promueven para la buena alimentación infantil.

"Poder tener a tu bebé entre los brazos y alimentarlo de tu pecho son de las experiencias que marcan tu vida”, esas son algunas de las palabras que oímos decir a mujeres que están ejerciendo la maternidad y con ello la lactancia materna, que no es una tarea fácil, pero sí uno de los regalos que los bebés reciben para toda la vida.

Es tanta su importancia, que la Organización Mundial de la Salud tiene como objetivo llegar al 50 % de mujeres que lacten a sus hijos en los primeros seis meses. Colombia no es ajena al tema y su umbral es de un 36 % y con los años se puede identificar una disminución en su tendencia. Los factores son múltiples: mujeres que tienen menos tiempo, con una vida profesional acelerada y algunos mitos que hacen que las mamás frenen el proceso de lactar.

“En consulta es frecuente que las mamás refieran que la leche materna hace que los niños puedan sufrir infecciones en los oídos, daño en los dientes o que queden mal alimentados”, señala Yeimy Vargas, de ginecología y obstetricia de la Universidad El Bosque, adscrita a Doctoralia, quien promueve la lactancia materna por los beneficios que le genera al bebé. Así como: protegerlos de adquirir enfermedades respiratorias, gastrointestinales, alergias, tener un mejor desarrollo neurocognitivo y maxilofacial, además de generarles una barrera de protección para los primeros años de infancia que se prolongan hasta la adultez.

Pero los beneficios no son únicamente para los bebés; las madres también ganan con la lactancia, pues les permite bajar el peso que aumentaron durante el embarazo y reducir el riesgo de cáncer de seno y ovario. Lactar al bebé es una decisión por parte de la madre. No quiere decir que, si no lo hace, está mal; pero incluso, desde políticas públicas se incentiva para reducir la malnutrición y la morbilidad.

Las estrategias son claras: aumento de la licencia de maternidad, las empresas cuentan con espacios para que las mamás puedan extraer la leche y asegurar el alimento para los bebés e incluso teletrabajo para que la madre pueda compartir más tiempo con su hijo. Es importante resaltar que en el caso que se deba regresar al trabajo, una buena opción es aprender a extraer la leche y tener un banco de la misma en casa.

Lavarse adecuadamente las manos, usar recipientes indicados para guardar la leche, marcar el recipiente con la fecha y la hora de extracción, además la cantidad de cada botella, son algunas indicaciones para que la leche se pueda refrigerar hasta ocho días o congelar por dos semanas. Lo ideal es que esa leche se caliente al baño maría. No se debe calentar en el horno microondas ni hervirla porque pierde las propiedades que es lo que queremos darle al niño para su buena nutrición.

Lo ideal es no utilizar la leche de fórmula porque algunos bebés pueden sufrir de enfermedades gastrointestinales como la enterocolitis, una de las más agresiva en ellos, y la leche materna es la forma de hacerlo; esto además “crea el vínculo entre madre e hijo. Lo recomendable es estar tranquilas y llevar el proceso de forma bonita. En el que se involucra la pareja, familia y sociedad”.

Información tomada de El Espectador