Cluster, una Iniciativa de Valor Compartido Volver

OMS califica el tratamiento del dolor crónico como un derecho humano

A nivel Mundial, entre el 25 y 29% de la población padece dolor.

El dolor crónico es una enfermedad, y su tratamiento, un derecho humano”, así fue calificado este padecimiento por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el Día Mundial Contra el Dolor, iniciativa que destaca la necesidad de un mejor alivio para el sufrimiento físico de las enfermedades que causan malestar.

A nivel Mundial, entre el 25 y 29% de la población padece dolor, por ello, cada 17 de octubre además, se elige una causa específica, este año, dedicado al dolor postoperatorio agudo y crónico, tradicionalmente visto como algo inevitable, que debía soportarse.

Según la institución sanitaria se trata del dolor que persiste al menos tres meses después de la cirugía sin haber existido previamente. Esto contradice a las tendencias de estancias postoperatorias más cortas y libres de complicaciones, por lo que no podemos hablar de objetivos alcanzados.

En la actualidad se realizan más de 300 millones de cirugías al año en todo el mundo, la inmensa mayoría de ellas generan dolor agudo que, si no se resuelve adecuadamente, se cronifica.

De acuerdo con la Asociación Internacional para el Estudio del Dolor, se estima que hasta el 60% de los pacientes con dolor postoperatorio lo sufre de forma persistente, pero, a pesar de su alta prevalencia, no se trata de un fenómeno inevitable y, al contrario de lo que se ha aceptado clásicamente, debe ser prevenido o atajado de forma decidida, rápida y precoz para evitar consecuencias negativas mayores.

De acuerdo con datos de Human Rights Watch, En México alrededor de 28 millones de personas enfrentan situación de dolor sin el acceso adecuado a tratamientos seguros y eficaces para mitigar esta afección “la disponibilidad es desigual y limitada”, por ello las políticas públicas y reformas de Ley aún se hacen indispensables para garantizar el derecho a la salud en el más alto nivel en nuestro país.

Dolores que vemos como normales

A pesar de que la mayoría de personas entiende cuando nos referimos al dolor, muchas de ellas han normalizado algunos síntomas que entrarían en esta categoría y no los han tratado, tal es el caso del dolor de espalda, un mal común y que pasa desapercibido.

Ya sea leve y constante o agudo y punzante, puede dificultar la actividad en el trabajo. Lamentablemente, muchos empleos, como el de los enfermeros, obreros de la construcción y trabajadores de fábricas, pueden exigir demasiado de la espalda. Incluso, el trabajo de oficina diario puede causar dolor de espalda o empeorar una condición previa.

En este sentido, expertos de Mayo Clinic, han aprovechado este día para ofrecer recomendaciones sobre cómo prevenirlo:

- Prestar atención a la postura. Al estar de pie, se debe distribuir el peso uniformemente entre los pies. Se debe evitar estar encorvado. Para adoptar una buena postura al sentarse, se necesita de una silla que le dé apoyo a la curvatura de la columna vertebral. Ajustar la altura de la silla de modo de que los pies queden apoyados en el piso o en un apoyapiés y los muslos estén paralelos al piso. Al sentarse, saque la billetera o el teléfono celular del bolsillo de atrás para evitar que ejerzan más presión sobre los glúteos o la zona lumbar de la espalda.

- Levantar cosas de manera adecuada. Al levantar y transportar un objeto pesado, se debe dejar que las piernas hagan la fuerza y contrae los músculos del tronco. Siempre que pueda sostenga el objeto pegado a su cuerpo. Mantenga la curvatura natural de la espalda. No gire mientras levanta el objeto. Si un objeto es demasiado pesado como para levantarlo sin peligro, pida a alguien que le ayude.

- Modificar las tareas repetitivas. Siempre que haya disponibilidad, use algún equipo para levantar cargas a modo de ayuda. Intente alternar entre las tareas físicamente exigentes y las menos exigentes. Si trabaja con una computadora, asegúrese de que el monitor, el teclado, el ratón y la silla estén bien posicionados. Si con frecuencia habla por teléfono y escribe al mismo tiempo, ponga el altavoz o use auriculares. Evita inclinarse, girar o estirarse para alcanzar algo cuando no sea absolutamente necesario. Limite el tiempo que va con un maletín, una cartera o un bolso pesados. Considere usar una valija con ruedas.

- Escuchar a su cuerpo. Si debe estar sentado durante períodos extensos, cambie de posición con frecuencia. Camine de forma periódica y estire suavemente los músculos para liberar la tensión.

El dolor de espalda puede acosar a una persona durante los días de trabajo y en su tiempo libre, pero no significa que estemos condenados a vivir con él. Debemos analizar el entorno de trabajo y resolver las situaciones que podrían empeorar la situación. “Tomar medidas simples para aliviar el dolor de espalda es un paso en la dirección correcta”, concluyen los especialistas.

Información tomada de América Economía