Cluster, una Iniciativa de la Cámara de Comercio de Bogotá Volver

Colombia: Establecen donación de órganos obligatoria

Será automática, a menos que las personas se oponga a ello a través de un documento escrito, que deberá autenticarse ante notario público y radicarse ante el Instituto Nacional de Salud.

Todos los colombianos deberán donar sus órganos cuando fallezcan a menos que en vida manifiesten su negativa a hacerlo, según la ley sancionada por el presidente Juan Manuel Santos, quien en junio objetara el proyecto legislativo por “inconveniencia”.

“Toda persona puede oponerse a la presunción legal de donación expresando su voluntad de no ser donante de órganos y tejidos mediante un documento escrito que deberá autenticarse ante notario público y radicarse ante el Instituto Nacional de Salud (INS)”, señala la norma, promovida por el representante a la Cámara Rodrigo Lara Restrepo y sancionada el lunes. 

De no existir este documento, los órganos podrán ser extraídos y ningún familiar tendrá derecho a rehusar la aplicación de la ley, que entrará en vigencia dentro de seis meses.
De acuerdo con la Fundación Nacional de Trasplantados, actualmente en Colombia hay más de dos mil personas esperando un órgano, siendo el hígado y el riñón los más demandados. En 2015, hubo apenas 195 donantes para 2.256 personas.

En Colombia solo un 2% en espera logran un trasplante, por lo que la ley también establece que las instituciones o centros médicos deben contribuir en las campañas de difusión, información y promoción de la donación.

“Por lo menos una proporción equivalente al quince por ciento del presupuesto asignado a la pauta oficial de aquellas entidades del sector salud se destinará a promocionar la donación de órganos y tejidos y a explicar el alcance y naturaleza de la presunción legal de donación”, explica la ley.

La normativa prohíbe la prestación de servicios de trasplante de órganos y tejidos a extranjeros no residentes en Colombia, salvo que el receptor sea “cónyuge o compañero permanente, pariente en cuarto grado de consanguinidad, segundo de afinidad o primero civil del donante”.

Asimismo, establece condenas de tres a seis años de prisión para quienes trafiquen, vendan o comercialicen componentes anatómicos. Según Lara Restrepo, la legislación salvará cientos de vidas, teniendo en cuenta que un solo donante puede salvar de 7 a 10 personas y beneficiar con sus tejidos a unas 55.

Información tomada de America Economía