Cluster, una Iniciativa de Valor Compartido Volver

Latin Curated: Los mercados emergentes son el futuro

40 diseñadores latinoamericanos mostrarán su talento del 1 al 30 de septiembre en un showroom en Soho para compradores expertos.

China, India, África y Latinoamérica son mercados emergentes que no solo se han erigido como plazas para grandes marcas del rubro del fast fashion y del lujo, sino como base de buenos diseñadores. De hecho, este último mercado, según un reporte del instituto BMI de este año muestra que para 2021 tendrá un consumo de 221 billones de dólares en moda y que fácilmente este superará a Norteamérica y Europa en un 1.9%.

Por esta razón, proyectos como Latin Curated buscan no solo mostrar el potencial de ese mercado sino también su impulso creativo. De esta manera, 40 diseñadores latinoamericanos (35 colombianos y 5 de otros países de la región) mostrarán su talento del 1 al 30 de septiembre en un showroom en Soho para compradores expertos. Metro habló con Paula Peña, Lorena Cuevas y Teresa Lizcano, impulsoras del proyecto de uno de los mercados con más proyección en el futuro.

¿De dónde nació la iniciativa “Latin Curated”?

Paula Peña (PP): Queríamos tener una plataforma internacional donde los diseñadores pudieran tener un mentoring y hacer negocio fuera. Nos aliamos con Lambert and Associates Group y KCD, una de las principales agencias de comunicación de moda a nivel mundial (ellos hicieron el PR de Esteban Cortázar con Collette en París) para compradores expertos de diseño emergente. Gracias a que la demanda por los productos de origen y marcas con ADN definido están en alza, tendremos una tienda en Soho en el marco de la NYFW y reunimos lo mejor de Latinoamérica, teniendo venta al retail y por mayor. No solo lo cubriremos por temporadas sino para que el diseñador esté en el calendario internacional.

Lorena Cuevas (LC): El objetivo es conocer al cliente final de su marca y tendrán todo el exposure en Nueva York, en la zona que más vende moda. El showroom estará donde están todos los retailers y lo ideal es que los diseñadores puedan entrar a estas tiendas.

¿Por qué enfocarse en este lado del mundo como ideal de negocio?

LC: Porque muchos diseñadores tenemos obstáculos para llegar y surgir en el mercado internacional. Debemos unirnos y generar ventas reales. Muchos diseñadores no tienen claro cómo funciona en realidad el sistema moda.

TL: En la moda hay dos grandes segmentos. El de fast fashion, que no tiene valor ni en mano de obra ni en producto. En nuestros países no podemos competirles, nuestra mano de obra es bien pagada. Pero el otro gran segmento donde hay comercio digno es el de lujo y de 15 años para acá, el premium. Genera empleo y muchos tienen más acceso para comprarlo. Y eso es un nicho de mercado donde estratégicamente se puede proyectar la moda global.

¿Creen que gracias a Johanna Ortiz, Esteban Cortazar, Narciso Rodríguez, etc. se han abierto puertas para creadores de otras latitudes? También vemos a Man Repeller con Mercedes Salazar, o a Tatiana Santodomingo con “Muzungu Sisters”…

LC: Ellos han abierto las puertas al mercado internacional, antes los retailers solo miraban a Europa y ahora se fijan. Y bueno, la moda cambia mucho. Ahora se centra en la raíz, en la tradición, y el fast fashion lo ha cambiado todo. La gente se da cuenta y Latinoamérica se enfoca en moda sostenible y artesanal. Eso ha sido como “descubrir oro” de nuevo.

PP: La gente busca historias en la prenda de origen y busca vivir una experiencia con lo que tiene. Latinoamérica tiene un componente creativo que comienza a identificarnos para competir a nivel internacional.

T.M: Lo lento también es bello. Es una tendencia mundial. Ahora la industria de la moda tiene el segundo lugar en impacto ambiental. Por eso las nuevas generaciones quieren productos con componente cultural.

Tomado de publicación Metro