Cluster, una Iniciativa de la Cámara de Comercio de Bogotá Volver

El cine de Hollywood se rueda en una calle cerca de usted

En Colombia se filma ‘Mile 22’, superproducción con Mark Wahlberg y John Malkovich.

"¡Y... acción!" A la señal del director neoyorquino Peter Berg se encienden luces y micrófonos, comienzan las persecuciones, los disparos, las explosiones. Acción es el nombre del juego en este rodaje de Hollywood, que no transcurre en las calles de Los Ángeles, sino en Bogotá, en Puerto Boyacá y otras ciudades colombianas.

Una tribu numerosa y políglota se mueve hoy por todo el país filmando una película de alto presupuesto: una de acción. Es el rodaje de 'Mile 22', que, además de su carga de adrenalina, ‘dispara’ también la economía de los sitios a donde llega. Negocios de todos los tamaños se mueven alrededor de este enjambre de abejas, en el que sobresalen estrellas como Mark Wahlberg (nominado al Óscar por El ganador y Los infiltrados), Lauren Cohan (actriz de The Walking Dead) y John Malkovich (también dos veces nominado al Óscar).

"Es una producción grande

–asegura Stephen Donehoo, uno de los consultores del rodaje–. En total, hay 29 departamentos que son parte de la filmación, entre cámaras, fotografía, sonido, video, iluminación, efectos especiales y visuales, dobles de acción, maquillaje, vestuario y peinados, utilería, armeros, arte y diseño, construcción, drones, seguridad y salud, reparto, locaciones, paramédicos, producción, alimentación, contabilidad, transporte, traducciones legales, en fin".

Las cifras de esta tribu dan cuenta de su magnitud: 139 extranjeros trabajan en ella, la mayoría de los cuales son estadounidenses. A ellos los acompañan 156 colombianos de planta en cargos técnicos, más unos 200 adicionales por día de rodaje. Eso sin contar las personas de seguridad y logística, que suman más de 1.800 personas.

La tropa es como un pueblo ambulante que se mueve por Colombia. La producción calcula que en esta correría pagará el equivalente a 4.000 noches de hotel, por lo general hoteles de lujo, tipo Casa Medina o Hilton.

La movilización se hace a bordo de 146 vehículos que han sido alquilados en el país no solo para el reparto y los cargos técnicos, sino para transportar equipos. Hay camiones, buses, camionetas, motos y carros de alta gama.

Tan solo la alimentación es un reto de dimensiones bíblicas. Donehoo describe el lugar donde se sirven las comidas como una enorme tienda de campaña con cinco filas diferentes para servir el menú, tipo bufé. "Es muy buena comida", agrega el productor, y el adjetivo podría extenderse también a la cantidad, pues se sirven aproximadamente 1.500 comidas al día, y en total serán 14.400 servicios durante todo el rodaje. El contratista que presta este servicio tiene 25 empleados solo para esta labor.

"A los extranjeros les encanta el país

–prosigue Donehoo–; esta mañana hablé con uno de los jefes de departamento, y estaba muy feliz por el apoyo del Gobierno, de los contratistas. Él está alojado cerca de una zona gastronómica y cada noche prueba un restaurante distinto. Es mucha plata la que están dejando".

No en vano, Donehoo recuerda que en Puerto Boyacá, otra de las locaciones utilizadas, el alcalde reportó que la caravana estuvo 15 días en el municipio y agotó las existencias de agua embotellada y bebidas hidratantes, porque el calor llegaba a los 39 grados centígrados.

Casi sin querer, el consultor estadounidense desliza un detalle elocuente: este fin de semana se filmará una escena de persecuciones en el centro de Bogotá para la cual se cerrarán muchas calles, y dentro de ese perímetro circularán unos 90 vehículos controlados para recrear la actividad normal de la ciudad. En pantalla se verá simultáneamente a más de 1.200 extras, contratados por la producción.

Fuente: El tiempo

Leer noticia completa aquí