Cluster, una Iniciativa de Valor Compartido Volver

Cinco trucos para bajar el precio del recibo de la energía

Estas sencillas estrategias le permitirían ahorrarse hasta el 40 por ciento del valor de la factura.

Aunque no lo crea, estos trucos, que no demandan un gran esfuerzo ni disminuyen su calidad de vida, le permitirían ahorrar hasta el 40 por ciento del valor de la factura de energía de su casa.

  • La iluminación

Para ahorrar en costos de iluminación no basta con apagar las luces de la casa cuando no se estén usando. Ahorrar también implica invertir en tecnologías más eficientes de iluminación, como las bombillas led. Estas consumen 2,5 veces menos que una ahorradora y 8,9 veces menos que una tradicional. Esto quiere decir que pueden llegar a consumir un 80 por ciento menos de energía eléctrica. Y ese ahorro permite amortizar rápidamente la inversión (un panel led pequeño, perfecto para una sala, un estudio o una habitación, cuesta alrededor de 200.000 pesos). 

La vida útil de las bombillas led puede ser de hasta 50.000 horas, mientras que la de las ahorradoras no pasa de las 8.000 y la de las tradicionales, de las 2.000.

Además, las bombillas led ofrecen ocho veces más iluminación que las lámparas comunes de filamentos de tungsteno, pues su flujo de luz permite incrementar la uniformidad lumínica y reducir la pérdida de iluminación entre cada lámpara. Cuando se optimiza el uso de la luz emitida, también se reduce el consumo de energía.

  • La nevera

Este electrodoméstico consume aproximadamente el 30 por ciento de la energía de su casa. De ella no se puede prescindir, pero sí es posible utilizarla mejor. Lo primero es asegurarse de su buen funcionamiento. Una nevera averiada consume hasta 25 por ciento más de energía de lo normal.

Por otro lado, es necesario controlar la temperatura del refrigerador. Mientras más se enfríe el electrodoméstico, mayor será el consumo de energía. Los expertos recomiendan fijar una temperatura de entre 2 y 6 grados centígrados.

Evite guardar alimentos calientes en su nevera. Hacerlo solo incrementará el esfuerzo del compresor, que consumirá el triple de electricidad. Lo mismo ocurre cada vez que abre la puerta de su refrigerador. Trate de sacar los alimentos que necesita de una sola vez y asegúrese de cerrar bien la puerta.

No ubique la nevera junto a fuentes de calor como el horno o la lavadora y asee los tubos traseros.

  • El ‘consumo vampiro’

Si piensa que apagando todos los aparatos electrónicos de su casa garantiza un consumo cero de energía, está equivocado. Si permanecen enchufados, continúan consumiéndola. Este consumo inútil es conocido como “consumo vampiro” y representa entre de un 5% a un  8% por ciento del consumo de energía total de un hogar.

Los artefactos que más producen este tipo de consumo son los televisores, los computadores de escritorio, las ‘laptops’, las consolas de videojuegos, los codificadores de televisión por cable, los teléfonos, los equipos de sonido, los microondas, las cafeteras y los cargadores de celulares.

Desenchufar directamente de la red eléctrica todo lo que queda en ‘stand by’ significa ahorrar aproximadamente un 10 por ciento del total de consumo mensual de energía eléctrica.

También es buena idea usar una multitoma para facilitar la acción de enchufar y desenchufar los artefactos cada vez que se utilicen y se dejen de usar.

  • A la hora de cocinar

De acuerdo con el portal ovacen.com, para ahorrar energía es fundamental elegir un recipiente adecuado para cocinar: entre más pequeño y entre más se ajuste a las porciones del alimento, mucho mejor. Las baterías de fondo grueso son más eficientes ya que difunden mejor el calor y el tiempo de cocción disminuye.

Procure tapar los recipientes y aproveche el calor residual de estufas y hornos para acabar el proceso de cocción. Elija el recipiente que mejor se adapte a la hornilla. La llama del gas o la placa vitrocerámica no debe superar el diámetro del recipiente.

  • Uso de otros aparatos

La lavadora consume cerca del 12 por ciento de la energía de un hogar. Ponerla a funcionar con cargas completas, con agua fría y en ciclos de lavado cortos ayudará no solo a ahorrar energía, sino también agua.

El televisor, por otro lado, es uno de los aparatos que más energía consume. De hecho, cuando está en ‘stand by’, consume lo mismo que un computador en funcionamiento. Si piensa comprar un nuevo televisor, procure que incorpore tecnología led. Esta consume un 25 por ciento menos que la Lcd y un 40 por ciento menos que las pantallas plasma.

Y, finalmente, si tiene ducha eléctrica, tomé baños más cortos. ¿Sabía que encender la ducha equivale a encender 145 bombillas convencionales?

Un consejo adicional: cuando compre electrodomésticos, fíjese en la etiqueta de eficiencia energética. Los clasificados con las letras A, B y C son de bajo consumo; D y E de consumo medio, y las letras F y G indican alto consumo energético.

Fuente: El Tiempo