Cluster, una Iniciativa de Valor Compartido Volver

Millennials los mayores consumidores de cosméticos

Las nuevas generaciones usan en promedio seis productos por día y contribuyen a la expansión de la industria cosmética.

Los jóvenes son la fuerza impulsora detrás del auge de la industria de los cosméticos. Siempre están listos para la cámara, y compran y utilizan casi 25% más cosméticos que hace tan solo dos años, y significativamente más que los baby boomers, de acuerdo con la investigación de la firma NPD. Los pertenecientes a la generación millennial que se identifican como «entusiastas del maquillaje», halló NPD, están utilizando en promedio seis productos cada día.

Además, el crecimiento de la industria quizá está subestimado, ya que la mayoría de los cálculos no logran capturar las ventas de minoristas online como Amazon, Sensebox, poshop, entre otros. Las empresas de cosméticos están desplazando los dólares que gastan en anuncios publicitarios en las plataformas tradicionales hacia Instagram y YouTube. Los viajes a locaciones exóticas que alguna vez estuvieron reservados a editores de revistas de moda ahora son disfrutados por las personalidades influyentes de las redes sociales de todo el mundo, quienes tienen miles o incluso millones de suscriptores que observan cada una de sus publicaciones. Además, las marcas que alguna vez colaboraron con actrices o modelos para crear nuevos tonos de labiales o de rubor ahora están trabajando con estos influencers.

Lo que también cambió es el apetito insaciable de los millennials por las redes sociales. El mismo grupo que podría ignorar un anuncio televisivo de 30 segundos consume horas de videos y publicaciones. El año pasado, las visitas globales a videos de belleza en YouTube aumentaron 60%, hasta llegar a 219.000 millones, de acuerdo con Pixability, una empresa con sede en Boston que da seguimiento a las personas influyentes y proporciona datos a las marcas. Pixability calculó que los jóvenes de la generación millennial conforman el 60% de la audiencia de belleza en Facebook.

Aunque es fácil —y barato— que las marcas les den productos gratis a los blogueros de belleza con la esperanza de obtener una reseña positiva, las marcas ahora están estableciendo una relación más cercana con ellos.

Bajo las reglas de la Comisión de Comercio Federal, los video blogueros deben revelar si una publicación fue pagada, a menudo utilizando las etiquetas #ad, #spon o #nombredelaempresa para hacerlo.

Para las marcas, hay otros riesgos. A diferencia de los comerciales con guion y actrices pagadas, las marcas pierden algo de control sobre el mensaje y contenido en un videoblog. Y muchos influencers, sobre todo los más grandes con millones de seguidores, generalmente colaboran con varias marcas, por lo que crece la posibilidad de que un producto sin suerte se pierda en una mezcla de hashtags.

Fuente: El empresario