Cluster, una Iniciativa de Valor Compartido Volver

Una niñez que bebe leche es una niñez sana

El calcio, la vitamina D y el fósforo son elementos esenciales para el buen desarrollo en la niñez, y los podemos encontrar en la leche

En ocasiones anteriores hemos abordado la importancia que tiene la leche en nuestra alimentación diaria, y hemos recalcado que sus beneficios son para todas las edades, desde la niñez hasta personas de la tercera edad. Esta vez hablaremos del porqué la leche es importante para la niñez.

La leche materna es el alimento más importante para los infantes desde su nacimiento. Sin embargo, a partir de los seis meses, se recomienda ir complementando la alimentación del lactante con otros alimentos, donde se puede incluir por ejemplo el yogurt, y a partir del año de edad se puede ir incluyendo la leche de vaca, que, por sus características, aportan nutrimentos que ayudan a complementar la nutrición de los niños para desarrollar su potencial de crecimiento.

El calcio: La necesidad de este elemento es importante durante la niñez para ayudar a formar y mantener huesos fuertes. Es por eso que alimentos como la leche y yogures no pueden faltar en la dieta por la cantidad que calcio que contienen. Un vaso de leche, por ejemplo, aporta el 34% del calcio que se requiere diario.

La vitamina D es la que permite la absorción del calcio en los huesos. Un vaso de leche adicionada con vitamina D aporta el 22% de esta vitamina recomendada para consumir diariamente.

El fósforo es un mineral que encontramos principalmente en los huesos y en los dientes ya que también interviene en su formación. Este mineral lo podemos encontrar en los productos lácteos como la leche, yogures y queso. Un vaso de leche aporta 29% de la recomendación diaria de fósforo.

La leche y los productos lácteos aportan proteínas de alta calidad nutrimental, esto quiere decir que aportan todos los aminoácidos esenciales en cantidades suficientes, y la ingestión de aminoácidos esenciales es muy importante para sostener el crecimiento y desarrollo de tejidos. De hecho, el consumo de productos lácteos es asociado con un mayor crecimiento lineal.

Los beneficios de consumir leche y otros productos lácteos son variados e importantes para el buen funcionamiento del organismo de los pequeños de la casa. Cuidar de que cuenten con una alimentación balanceada y que les provea de calcio, fósforo y vitamina D es parte de nuestra tarea para verlos sanos y felices.

Articulo original de Si a la Leche