Cluster, una Iniciativa de Valor Compartido Volver

Importaciones lácteas son marginales respecto a la producción nacional

Las importaciones corresponden a menos del 4% de la producción de leche de Colombia, y se dan según los cupos aprobados dentro de los acuerdos de libre comercio vigentes.

La economía colombiana está abierta al comercio internacional. El proceso de apertura comenzó a finales del siglo XX y antes de ese momento el sector lácteo se caracterizaba por tener bajos volúmenes de producción y de consumo, altos aranceles y escasa innovación: las características típicas de una economía cerrada y protegida. A partir de la década de 1990 a 2000, y en medio de la apertura económica de la época, se consolidó el proceso de desarrollo del mercado interno con la llegada de nuevos competidores al mercado nacional y la innovación en productos y tecnologías que permitieron incrementar la producción nacional y el consumo interno.

Participación marginal de las importaciones. Con la suscripción de los acuerdos de libre comercio –CAN, Mercosur, Estados Unidos y Unión Europea– este proceso de apertura continuó en los primeros años del siglo XXI, dentro de las decisiones de política del gobierno nacional enfocadas a promover el crecimiento de la economía colombiana y la internacionalización de la misma.

Este es el contexto en el cual el sector lácteo crece en consumo y desarrollo de nuevos productos. El mercado lácteo colombiano se abastece en el 96,4% con producción local, y el restante 3,6% corresponde a las importaciones de productos lácteos, especialmente materias primas –leche en polvo y lactosuero– que son utilizadas por la industria de alimentos en general, la industria farmacéutica y la de productos para deportistas de alto rendimiento.

Baja en producción por efecto de El Niño. Una situación coyuntural se presenta desde finales de 2015 y es la baja en producción de leche por efecto de la sequía del fenómeno de El Niño a lo largo del país. La caída en la producción de leche por cuenta de El Niño ha sido compensada por las importaciones, garantizando así el abastecimiento de leche para los colombianos, así como el de alimentos y otros productos con ingredientes lácteos.

Necesidad de una política láctea. Es necesario desarrollar una política láctea con visión de largo plazo, que promueva que en Colombia se produzca más leche y más barata. “Es la única forma de crecer en el mercado interno y hacerle frente a la cada vez mayor competencia internacional”, afirmó Jorge Andrés Martínez, director ejecutivo de Asoleche. “Nuestra propuesta de política consiste en la garantía de compra de la leche al productor, con un esquema flexible que permita la compra de cierto volumen de la leche a precios competitivos para llegar a mercados de exportación”, puntualizó.

Articulo original de Asoleche