¿Maquilar o producir?

Cuando se planea la conformación de una empresa de alimentos o si un empresario está redefiniendo su estrategia, al llegar al área de producción, puede surgir el interrogante: ¿produzco en planta propia o mejor busco quién elabore el producto por mí?

Las dos alternativas son una opción válida y la decisión final se debe fundamentar en lo que busca la empresa y las características de la misma.

¿Qué es la maquila?

La palabra maquila se emplea desde el año 1020 para designar la “porción de lo molido” que corresponde al molinero. Proviene del árabe makila “medida”. Maquilar se origina en la costumbre de los campesinos de moler su maíz en el molino de la hacienda (Udlap México, 2012).

En la actualidad la maquila es una opción para que un productor cuente con productos con marca propia elaborados por un tercero. En la maquila se delega a un tercero la fabricación de los productos que el contratante no puede o desea elaborar, bajo las especificaciones y características que él impone, para posteriormente solo comercializarlos (De la Garza, 2015).

Algunos de los tipos de productos susceptibles de maquilar son los medicamentos y suplementos alimenticios, alimentos, ropa, calzado, productos electrónicos y, por lo general, cualquier otro producto cuyo fabricante ofrezca la opción de maquila con marca propia (Más ideas de negocio, 2015).

¿En qué momento se toma la decisión de maquilar?

El momento ideal para que una empresa tome la decisión de maquilar sus productos es cuando ya cuenta con un proceso de desarrollo de producto previo, conociendo debidamente la formulación de sus productos y condiciones específicas de elaboración, las cuales están documentadas para poder brindar la información a la maquiladora. En casos específicos, este punto puede trabajarse de la mano con el maquilador, cuando la empresa requiere que la maquiladora también le haga el desarrollo y formulación del producto.

Otro aspecto fundamental es contar con los clientes para el producto y, si es el caso, con los distribuidores del mismo, ya que las empresas maquiladoras por lo general fabrican volúmenes grandes.

Se considera que la elaboración de una buena estrategia empresarial o plan de negocios debe permitir tomar una decisión fundamentada en análisis financiero de las dos alternativas de elaboración como son la producción en planta y la maquila. 

Ventajas y desventajas de la maquila y la producción propia

u

Tipo de producción

Ventajas

Desventajas

Maquila

  • El empresario no invierte en maquinaria ni en ningún tipo de costo de elaboración ya que todo es realizado por el maquilador.
  • El producto es elaborado por un tercero que posee la experiencia en la elaboración del mismo.
  • Dependiendo del maquilador y las especificaciones dadas, la calidad del producto puede ser tan buena como se desee.
  • El concepto sanitario de algunas plantas ya lo tiene el maquilador por lo que no hay que tramitarlo.
  • Los volúmenes producidos por los maquiladores son generalmente altos.   
  • A menos que se logre negociar por anticipado algún tipo de crédito, es difícil contar con crédito por parte del maquilador en las primeras entregas.
  • Los tiempos de entrega pueden ser largos dependiendo del tipo de acuerdo con el maquilador.

Producción propia

  • La empresa cuenta con el control total de su producción y puntos críticos de control.
  • Para productos con alto nivel de innovación es más fácil que el secreto industrial esté debidamente preservado.
  • El personal operativo reporta directamente a la empresa cualquier anomalía en el proceso.
  • Se asumen los costos totales de la producción, como los costos fijos aun cuando no se esté produciendo.
  • Para procesos de niveles tecnológicos altos la inversión inicial es elevada. Se asume completamente la carga laboral a nivel operativo

 

Normatividad de alimentos para la maquila

Es de tener en cuenta que, así la empresa maquiladora tenga registro, permiso o notificación sanitaria para algunos de los productos que elabora, se hace necesario una revisión respecto a este punto en la Resolución 2674 de 2013, para determinar si el producto a maquilar se puede amparar bajo el mismo documento o si es necesario tramitarlo para la productora que contrata. Según la resolución, en estos casos se puede amparar varios productos bajo un mismo registro, permiso o notificación:

"a) Cuando se trate del mismo alimento elaborado por diferentes fabricantes, con la misma marca comercial

b) Cuando se trate del mismo alimento, con diferentes marcas, siempre y cuando el titular y el fabricante correspondan a una misma persona natural o jurídica” (Ministro de Salud y Protección Social, 2013).

Por otro lado, la revisión de la normatividad de etiquetado es importante al momento de introducir el producto en góndola.  En la Resolución 5109 de 2005 se plasman los requisitos para el etiquetado de productos, entre ellos los elaborados por otras empresas:

“Para alimentos que sean fabricados, envasados o reempacados por terceros, en el rótulo o etiqueta deberá aparecer la siguiente leyenda: “FABRICADO, ENVASADO O REEMPACADO POR (FABRICANTE, ENVASADOR O REEMPACADOR) PARA: (PERSONA NATURAL O JURÍDICA AUTORIZADA PARA COMERCIALIZAR EL ALIMENTO)” (Ministerio de la Protección Social, 2005).

Aspectos a considerar en el momento de elegir maquilar un producto

La producción bajo maquila conlleva también el otorgamiento de ciertas concesiones, por ejemplo, autorizaciones y permisos para emplear la marca y los diseños relacionados con el producto a fabricar; estas son temporales, hasta terminar la línea de producción. Por esta razón es importante tener definidos los siguientes puntos para realizar el proceso de maquila:

Registro de marca (nombre y logotipo).

Imagen del producto.

Diseño del empaque y etiquetas. Elección de proveedores.

Desarrollo de formulaciones y diagrama de procesos para elaborar los productos.

Por último, es importante realizar un contrato que garantice la entrega, calidad y precios de los productos maquilados para que ambas partes se encuentren protegidas. 

Un buen contrato de maquila está sustentado sobre un análisis de riesgos económicos como la rentabilidad del negocio según el análisis de costo-beneficio; también es ideal tener un código de conducta, referido a regular todos aquellos aspectos mínimos en cuanto a las personas que pueden trabajar en la maquila, el tipo de obra que debe efectuarse y los pormenores de la actividad (7 claves para tener éxito en acuerdo de maquila, 2009).

Dependiendo de las características innovadoras del producto se hará necesario tener un acuerdo de confidencialidad paralelo al contrato de prestación de servicios o inmerso en el mismo, el cual protegerá al contratante que su producto sea copiado.

El análisis de la situación actual de la empresa que incluya las áreas de producción, mercadeo, financiera, en definitiva, la estrategia empresarial, la puede realizar cualquier empresario o emprendedor con los servicios de la Cámara de Comercio de Bogotá al poner en práctica y ajustar a la realidad de la empresa los temas aprendidos en los talleres de estas áreas. Después de este análisis y de conocer las condiciones que ofrece la maquiladora para prestar el servicio, la empresa podrá tomar una decisión planeada y que aporte los beneficios esperados respecto a maquilar o no. 

__________________________________________________________________________________________________________________________________________ 

Bibliografía

7 Claves para tener éxito en acuerdo de maquila (2009).

De la Garza, E. (2015). Modelos de producción en la maquila de exportación. México: Universidad Autónoma Metropolitana.

Más ideas de negocio (2015). Obtenido de http://www.masideasdenegocio.com/ideas-de-negocios-articulos/maquila-de-productos-con-marca-propia-aspectos-basicos/.

Ministerio de la Protección Social (2005). Resolución número 5109. Colombia.

Ministro de Salud y Protección Social (2013). Resolución 2674. Colombia.

Udlap México (2012). Obtenido de http://catarina.udlap.mx/u_dl_a/tales/documentos/lri/tay_b_aa/capitulo2.pdf.