Lo que usted como empresario debe saber acerca del fenómeno de El Niño

Mucho se ha escuchado hablar acerca del fenómeno de El Niño en los últimos años. Sin embargo, a nivel general se desconoce qué es, qué lo origina, las consecuencias que tiene para el país y, sobre todo, qué acciones se pueden llevar a cabo desde las empresas para mitigar sus efectos, por lo cual a continuación se proporciona información de interés que esperamos ayuden a resolver estos interrogantes y a generar conciencia de nuestro papel como ciudadanos y empresarios.

¿Qué es y qué origina el fenómeno de El Niño?

“El Niño” es un fenómeno de origen marino y atmosférico[1] que consiste en un calentamiento anormal de las aguas superficiales del océano Pacífico intertropical frente a las costas de Perú, Ecuador y el sur de Colombia, debido al debilitamiento de los vientos alisios del oriente que guían a las grandes corrientes oceánicas superficiales, lo que produce que las aguas cálidas procedentes del norte de Ecuador se superpongan sobre las aguas heladas de la corriente de Humboldt que bañan normalmente esta región.

Este fenómeno hace parte de un ciclo conocido como El Niño - Oscilación del Sur – ENOS, en donde en su fase opuesta recibe el nombre de La Niña[2], en la cual aparecen aguas superficiales relativamente más frías, debido al fortalecimiento de los vientos alisios.

Aunque no se presentan de manera cíclica, se ha observado que estos fenómenos aparecen con una frecuencia de dos a siete años y presentan una intensidad y duración variables que puede ir desde unos pocos meses hasta más de un año.

¿De dónde viene el nombre?

El nombre de “El Niño” se debe a la asociación de este fenómeno con la corriente del Niño, la cual es una corriente conocida por los pescadores del norte de Perú, quienes observaban que la temperatura del agua aumentaba durante la época de fiestas navideñas en las que se festejaba el nacimiento del niño Jesús. Sin embargo, cabe aclarar que se tratan de eventos distintos, puesto que la corriente del Niño es una corriente marina periódica y estacional que ocurre en Perú entre el 18 y el 25 de diciembre de cada año[3].  

Efectos generales del fenómeno de El Niño

El cambio en los patrones normales oceanográficos y meteorológicos, provocado por el fenómeno de El Niño, dependiendo de su intensidad, genera alteraciones climáticas a nivel mundial, produciendo lluvias torrenciales en Perú y Ecuador, mientras en el lado occidental del Pacífico provoca sequías y fuegos devastadores, generando un impacto negativo en la población y en la economía en general.

Asimismo, se puede destacar como efecto negativo en los países costeros del Pacífico, una disminución del contenido de oxígeno a nivel marino, lo que a su vez causa la migración de especies de interés pesquero y por ende pérdidas millonarias en este sector, el cual se considera como uno de los reglones económicos más importantes de estos países.

Como contraparte, se puede decir que el Fenómeno de El Niño presenta efectos benéficos al disminuir la presencia de huracanes en el Atlántico.

Efectos generales en Colombia

El fenómeno de El Niño en Colombia causa una disminución significativa en la cantidad de precipitaciones y el aumento de la temperatura del aire principalmente en las regiones Caribe y Andina, generando un déficit hídrico que trae como consecuencia: el desabastecimiento de agua en acueductos rurales y municipales, el aumento en la cantidad de incendios forestales, la disminución de los niveles de los ríos alterándose el transporte fluvial, la reducción en la generación de energía eléctrica e incrementos en las tarifas y la afectación de la productividad en el sector agrícola[4].

En un informe oficial de  la Presidencia de la República[5], se reportó que en el 2015 y lo corrido del presente año, 285 municipios del país han presentado desabastecimiento de agua, siendo los departamentos más afectados La Guajira, Valle del Cauca, Magdalena, Boyacá, Cundinamarca, Tolima, Bolívar y Quindío.

Asimismo, la disminución del caudal del río Magdalena ha tenido principalmente dos efectos negativos sobre la población que se sustenta del río a lo largo de sus 1.500 kilómetros de recorrido[6]: el primero se debe a que el bajo nivel del caudal genera la disminución de la actividad pesquera, que desfavorece económicamente a los habitantes que viven de esta labor. El segundo efecto se relaciona con el transporte fluvial, ya que por los bajos niveles de navegabilidad del río, las embarcaciones que normalmente prestan el servicio de transporte se quedan atascadas en los bancos de arena que crecen por la sequía, haciendo necesario la utilización de equipos mecánicos para su rescate y trayendo como consecuencia una disminución de la oferta de este servicio.

Por otro lado, por la menor disponibilidad de agua para la generación de energía eléctrica, se ha tenido que recurrir al racionamiento del servicio en varios municipios del país, que han desencadenado pérdidas económicas que superan los 3,3 billones de pesos en los últimos seis meses, teniendo que afrontar estas pérdidas las empresas generadoras de energía y los usuarios del servicio que han tenido un reajuste en las tarifas de todos los estratos. Por esta razón se ha activado un Plan de Contingencia en este sector, que tiene en alerta al país ante la posibilidad de extender el racionamiento a las principales ciudades del país y se ha sumado a la normatividad que castiga el derroche del líquido.

Finalmente, la sequía que se genera por la escasez de lluvia, produce altos niveles de erosión de los suelos que facilitan la producción de incendios forestales de gran extensión, en donde se ha reportado 103.086 hectáreas afectadas, 5 muertes y 34 personas heridas como consecuencia de los mismos. 

Efectos en la agricultura

En las áreas donde “El Niño” produjo sequías, que según el informe de la Presidencia están alrededor de 261.325 hectáreas, se observa un impacto negativo sobre los agricultores, quienes ven afectados sus cultivos a causa de la disminución en la disponibilidad de agua para riego, retraso en las fechas de siembra, menores rendimientos de sus cosechas, baja productividad de las praderas naturales y cambios en el ciclo de vida de plagas y enfermedades, que afectan directamente los cultivos. Todos estos puntos producen una fluctuación en el precio de los productos por la baja disponibilidad de los mismos[7].

Los resultados de fenómenos climáticos anteriores muestran que los cultivos más afectados han sido: cebada, yuca, algodón, palma africana, caña panelera, arroz, cacao, papa, maíz, frijol y plátano.

A raíz de los efectos del Fenómeno de El Niño sobre la economía colombiana, el Gobierno Nacional y algunos regionales vienen desarrollando estrategias que permitan mitigar dichos efectos, en especial en los sectores de producción primaria. Entre las estrategias planteadas se encuentran: planes de contingencia y emergencia, campañas a nivel nacional referentes al ahorro de energía y uso eficiente del agua en temporadas de sequía, y un convenio entre el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural y Fedegan para implementar en las regiones afectadas bodegas de almacenamiento de concentrados, semillas, melazas y sales mineralizadas con precios subsidiados hasta en un 40 % para mitigar las pérdidas ocasionadas por la sequía [8].

Efectos en la agroindustria

En cuanto a las empresas procesadoras de alimentos de origen agropecuario, el principal efecto resultante del fenómeno de El Niño es el aumento significativo en el precio de materias primas, especialmente de las perecederas, ya que después de presentarse episodios de largas sequías, generalmente se presentan crecimientos en la inflación de los alimentos [9].

No solo los altos costos en materias primas agropecuarias afectan a la industria de alimentos procesados, sino la ausencia de las mismas y/o su baja calidad. Estos factores pueden generar pérdidas en el sector, ya que en la mayoría de los casos para el procesador no es posible aumentar drásticamente los precios ofrecidos a sus clientes, teniendo que asumir los sobrecostos de producción.

Recomendaciones al sector agrícola y agroindustrial para mitigar los efectos del Fenómeno del Niño

Aunque no se puede evitar la aparición de fuertes fenómenos climáticos como El Niño o La Niña, es posible minimizar algunos de sus efectos. Organizaciones como la FAO, el Gobierno Nacional, a través de la oficina de Gestión de Riesgo, el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural y el Banco Agrario proponen alternativas para mitigar los efectos de dichos fenómenos. A continuación se encuentran los de mayor relevancia para el sector agrícola y agroindustrial.

Recomendaciones para el sector agrícola:

  1. Seleccionar semillas y tipos de cultivos resistentes al fenómeno climático.
  2. Ajustar los ciclos de siembra de los cultivos, a fin de reducir pérdidas.
  3. Realizar las obras orientadas al manejo eficiente del agua, tales como reservorios preferiblemente cubiertos.
  4. Almacenar productos (semillas, alimentos, insumos) [10].
  5. Generar mecanismos para dar sombra a cultivos y animales.
  6. Generar un plan de acción frente a las heladas.
  7. Monitorear la información meteorológica y alertas del IDEAM.
  8. Generar planes para el control de plagas.
  9. No realizar quemas [11].
  10. Implementar sistemas de riego por goteo y microaspersión evitando en lo posible el uso de sistemas de riego por gravedad.
  11. Implementar sistemas de aseguramiento de la calidad tales como Buenas Prácticas Agrícolas y Pecuarias [12]

Recomendaciones para el sector agroindustrial:

  1. Mantenerse informado acerca de los posibles cambios climáticos para tener oportunidad de tomar acciones preventivas.
  2. En la medida de lo posible, abastecerse de materia prima para prevenir fluctuación de precios y desabastecimiento.
  3. Vigilar los empaques de todas las llaves y tuberías de sus instalaciones para verificar que no se presenten escapes.
  4. Instalar dispositivos ahorradores de agua en lavamanos y cisternas.
  5. Revisar y ajustar su plan de limpieza y desinfección de planta y equipos para optimizar el consumo de agua y energía.
  6. Verificar que en los periodos donde no se presenta consumo de agua, la lectura del medidor se conserve intacta para identificar posibles fugas existentes.
  7. Realizar campañas de sensibilización a los empleados sobre el uso responsable del agua y la energía.
  8. Verificar que las instalaciones eléctricas, de gas, combustibles, entre otras, estén cumpliendo con los requerimientos técnicos.
  9. Realizar mantenimientos preventivos a maquinaria y equipos [13].

___________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

[1] El fenómeno de El Niño y su posible impacto en Colombia. Reportes del Emisor. Departamento de Comunicación Institucional del Banco de la República. Núm. 92. 2007.

[2] Plan Nacional de Contingencia ante el fenómeno de El Niño 2014-2015

[3] Fenómeno climático de El Niño. 2.1 Memorias del seminario Experiencias para la prevención de daños y reconstrucción de zonas afectadas en la agricultura. Comunidad Andina/IICA. Colombia 1998.

[4] Fenómeno climático de El Niño. 2.1 Memorias del seminario Experiencias para la prevención de daños y reconstrucción de zonas afectadas en la agricultura. Comunidad Andina/IICA. Colombia 1998.

[5] Juntos superamos los efectos del #Fenómeno Del Niño http://wp.presidencia.gov.co/sitios/especiales/Documents/20151013-fenomeno-del-nino/fenomeno-del-nino-2015.html?gclid=CNzSz8e6k8oCFQEoHwodtfAP6g

[6] La lenta agonía del río Magdalena ante fenómeno de El Niño. http://www.eltiempo.com/colombia/otras-ciudades/los-afectados-por-sequia-en-el-rio-magdalena/16471685

[7]  http://www.fao.org/docrep/meeting/x4583s.htm#3

[8] http://www.larepublica.co/sequ%C3%ADa-por-el-ni%C3%B1o-afecta-la-producci%C3%B3n-de-carne-y-leche-pero-no-el-precio_144596

[9] (http://americaeconomia.com/negocios-industrias/conozca-los-efectos-del-fenomeno-de-el-nino-en-colombia)

[10] http://www.fao.org/docrep/meeting/x4583s.htm#3

[11] http://portal.gestiondelriesgo.gov.co/Paginas/Fenomeno-del-Nino-en-Colombia.aspx

[12] http://www.bancoagrario.gov.co/Documents/Cartilla_FenNino.pdf

[13] http://www1.upme.gov.co/elfuturoeshoy/index.php/empresas