Colombia incentiva las industrias creativas con la Ley Naranja

Las industrias discográfica, cinematográfica, editorial; las producciones musicales y teatrales; la industria de los programas informáticos; la fotografía, el arte comercial, la publicidad, la radio, la televisión, los videojuegos, la arquitectura, el diseño y la moda[1], son algunos de los sectores beneficiados con la Ley Naranja [Ley 1834 de 2017].

[1]Tomado de la definición general sobre Industrias Creativas y Culturales desarrollada por la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) en el 2004.

En Colombia, la llamada Economía Naranja representa cerca del 3,3 % del Producto Interno Bruto (PIB), genera 1,1 millones de empleos y se ubica por encima de sectores como el café o la minería; todo esto de acuerdo con informes del Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones. 

Debido a su auge y a su relevancia en el desarrollo del país, el Congreso de la República decidió apostar y aprobar la Ley Naranja, cuyo propósito es "desarrollar, fomentar, incentivar y proteger las industrias creativas, entendidas como aquellas que generan valor en razón de sus bienes y servicios, los cuales se fundamentan en la propiedad intelectual". 

Esta Ley, que ya recibió sanción presidencial es pionera en Latinoamérica y la tercera en su tipo a nivel mundial, buscará identificar y promover actores que fortalezcan este campo, a través de las 7i: Información, Instituciones, Industria, Infraestructura, Integración, Inclusión, Inspiración.

Existen además beneficios para incentivar la Economía Naranja en Colombia, entre los cuales se destacan:

  • Se otorgarán incentivos fiscales para personas naturales y jurídicas que promuevan, patrocinen y auspicien las actividades de las Industrias Creativas y Culturales.
  • El Estado trabajará mancomunadamente con el sector privado para proteger los derechos de los creadores.
  • Se contemplará la opción de crear zonas francas temporales para facilitar el desarrollo de festivales y carnavales.
  • La ley buscará una articulación entre la comunidad artística, cultural y creativa con el sector TIC, para que los contenidos se proyecten a través de Internet, mediante el sello “Creado en Colombia”.

La Cámara y su apuesta por las ICC

En el caso de Bogotá, la ciudad concentra el 92 % de los servicios creativos del país, 90 % de las productoras audiovisuales, 73 % de las empresas de contenidos digitales y 55 % de los estudios de videojuegos, entre otros.[1]

Dados estos indicadores y la importancia que estas actividades generan en el PIB, la Cámara de Comercio de Bogotá lleva 13 años apoyando a los emprendedores y empresarios del sector con una apuesta integral tendiente a ayudarles a fortalecer estos negocios, a través de clústeres, un portafolio especializado y la creación de plataformas de negocios como la Feria Internacional de Arte de Bogotá (ARTBO), el Bogotá Audiovisual Market (BAM), el Bogotá Music Market (BOmm) y el Bogotá Fashion Week (BFW).

A propósito de la Ley Naranja, la presidenta de la Cámara de Comercio de Bogotá (CCB), Mónica De Greiff, señaló que “los incentivos dirigidos a las empresas que desarrollen o apoyen actividades en sectores creativos darán un mayor impulso al emprendimiento y permitirán tener unidades productivas más competitivas”.

 

Descargue el texto de la Ley Naranja [Ley 1834 de 2017]:

http://es.presidencia.gov.co/normativa/normativa/LEY%201834%20DEL%2023%20DE%20MAYO%20DE%202017.pdf

[1] Cifras tomadas del informe Industrias creativas en Bogotá 2016, desarrollado por Invest in Bogotá.