El Design Thinking, un ingrediente para la innovación

Sean Corcorran, gerente de la Unidad de Negocio de Educación de la empresa Steelcase, ha desarrollado nuevas propuestas de negocios gracias a Design Thinking.

Hace dos años, en un TEDx realizado en la Universidad La Sierra, ubicada al sur de California en los Estados Unidos, Corcorran reveló cómo aplicó el entendimiento de sus usuarios potenciales, primera fase del Design Thinking (DT), y cómo continuó con las fases posteriores, es decir,  la definición del reto, la generación de ideas, la creación de prototipos, y finalmente las iteraciones para hacer diversos test hasta obtener la versión de lanzamiento al mercado. Como resultado de este proceso de DT, Steelcase fortaleció una de sus líneas más importantes de negocio: la transformación de los espacios educativos.

Miembros de la división de Educación de Steelcase y de la mano de su partner IDEO, con quien ha construido una relación por más de 25 años, se reunieron para dar el primer paso. Fueron a observar varias clases de estudiantes de secundaria en los Estados Unidos. Sin tener en mente la solución del producto, se dedicaron a tomar fotos, a entender el proceso de aprendizaje que tenía lugar en el aula y a conversar con los actores que intervenían en ese espacio: estudiantes y profesores. Se pusieron en la piel del usuario (Empatizaron)

A medida que transcurría el proceso de observación, analizaban que se repetía el patrón de incomodidad para movilizarse en el escritorio tradicional. Veían que algunos de sus objetos (ej.: las maletas) permanecían en el suelo. También observaban la molestia de los estudiantes en los exámenes: sostener la hoja de evaluación y otros objetos como su calculadora, borrador, lápices, entre otros, cuidando que ninguno de estos cayera al piso.

Con este panorama en mente y las oportunidades de cambio señaladas, el equipo de Corcorran pasó a la siguiente etapa: la definición del reto, el cual fue planteado de la siguiente manera:

(Reinventar la silla tradicional de clase para acompañar a los nuevos estudiantes, nuevas pedagogías y nuevos comportamientos)

Es recomendable que en la definición de un reto de innovación la solución no sea explícita. Una forma de construirlo es identificando un aspecto relevante del proceso de observación, también conocido como insight, el cual permite justificar la necesidad o problema a resolver en el proceso de Design Thinking.

Un reto definido le permitió al equipo interdisciplinario de Steelcase avanzar en la fase de ideación, juntos generaron varias soluciones que rápidamente fueron prototipadas con modelos a baja escala y luego incorporaron elementos a los escritorios existentes para seguir probando.

Tras el feedback obtenido en la etapa anterior e innumerables test con usuarios donde de nuevo volvían a empatizar, lanzaron al mercado la primera versión de su "silla NODE"  junto con un nuevo diseño del aula de clase. Parte de los principios del DT es tener una mirada holística, es decir, una comprensión amplia del ecosistema donde vivirá la solución. 

El esfuerzo por innovar no paró ahí. La atención de Steelcase ahora estaba centrada en analizar el impacto del producto en el espacio educativo, para lo cual se formularon la siguiente pregunta:

¿Podría un nuevo diseño de silla y espacio aumentar el  “compromiso” del estudiante?

–Más compromiso significa más posibilidades de éxito para los estudiantes-

La división de Educación de Steelcase logró demostrar los beneficios de su solución, los estudiantes cambiaron su experiencia de aprendizaje, mejoró la interacción entre pares y su profesor, aumentó su creatividad, creció su motivación para aprender.

El Design Thinking va más allá de crear productos. Su visión de diseño centrado en el usuario o human-centred design, por su nombre en inglés, invita a las personas en el marco de organizaciones públicas o privadas a crear soluciones que transformen e impacten la vida de los usuarios y que tengan en cuenta su condición de “humanos”, pensando por ejemplo en sus emociones.

También es importante tener en cuenta que si bien el Design Thinking propone un proceso, Tim Brown, CEO de IDEO, en su  reconocido libro Change by Design, advierte que no se trata de un método lineal: “puedo avanzar y luego regresar a la etapa anterior”. Además requiere de una cultura de confianza, riesgo y aceptación del error en las organizaciones.

________________________________________________________________________

NOTA: Este artículo ha sido realizado con información e imágenes del TEDx publicado en el canal Youtube con el título The case for space: Sean Corcorran at TEDxLaSierraUniversity enlace https://youtu.be/r6vOMnxGc2g , así como la publicación de este caso en el sitio oficial de IDEO en el enlace https://www.ideo.com/case-study/redesigning-where-we-work-and-learn