Cerca de un 50 % de los bogotanos considera seguro su barrio

Según la Encuesta de Percepción y Victimización de la Cámara de Comercio de Bogotá, el 47 % de los habitantes de la ciudad considera que vive en un barrio seguro. La percepción de inseguridad en toda la ciudad aumentó nueve puntos, del 41 % al 50 %.

Hubo una reducción de 22 puntos en el porcentaje de personas que consideran las calles inseguras: el indicador pasó de 45 % a 23 % en el último año. El lugar donde más aumentó la victimización fue el transporte público, el indicador pasó de 17 % a 29 % entre el primer semestre de 2016 y el mismo periodo de 2017.

La CCB recomienda fortalecer la estrategia de seguridad para el transporte público, incorporando un componente de mediación social y reforzando la presencia institucional y policial. Así mismo, reforzar la presencia policial en parques, la acción interinstitucional para mejorar las condiciones de seguridad en estos espacios y desarrollar actividades que fomenten la apropiación ciudadana.

El 47 % de los bogotanos considera que el barrio en el que habita es seguro, según los resultados de la Encuesta de Percepción y Victimización del primer semestre de 2017, presentados por la Cámara de Comercio de Bogotá.

De acuerdo con los resultados de la encuesta, hay una mejora significativa en la percepción de seguridad en el barrio, con un aumento de 11 puntos porcentuales frente al mismo periodo de 2016, cuando la cifra se ubicó en 36 %.

Este indicador refleja el impacto positivo de las acciones de la Administración Distrital en las localidades, relacionadas con el fortalecimiento de los frentes locales de seguridad. Esta mejora contrasta con la percepción general en la ciudad, un 50 % de los encuestados considera que la inseguridad en Bogotá aumentó durante el primer semestre de 2017, frente al 41% que así lo percibió en 2016.

Presentación de la Encuesta de percepción y victimización I semestre de 2017

Este incremento coincide con los actos terroristas registrados en los primeros meses de este año, entre ellos la bomba en el Centro Comercial Andino y el atentado en el barrio La Macarena, que causaron gran impacto entre los ciudadanos.

La Encuesta de Percepción y victimización de seguridad, que es realizada por la entidad desde hace 19 años, busca recoger la opinión de los habitantes de la capital frente a la situación de seguridad, así como la información sobre los principales delitos que se han cometido en la ciudad. Esta medición se realizó entre junio y agosto de 2017 y participaron 8.749 personas de todos los estratos socioeconómicos de la ciudad.

Según Mónica de Greiff, presidente ejecutiva de la CCB, “hacemos este ejercicio desde hace casi dos décadas como una forma de incidir en el mejoramiento del entorno para los negocios en la ciudad y elevar las condiciones de vida de sus habitantes. A partir de los resultados, generamos recomendaciones a los gobiernos local y nacional, así como a la Policía, para la toma de decisiones y definición de estrategias orientadas a mejorar la seguridad de Bogotá”.

Victimización

Del total de encuestados, un 14 % dijo haber sido víctima directa de un delito, mientras que un 26 % declaró que alguien en su hogar también lo fue. Es decir, el índice de victimización para el primer semestre de 2017 se ubicó en 40 %, y no tuvo variación frente a los resultados de la encuesta realizada en el mismo periodo del año anterior.

En cuanto a víctimas directas, el estudio indagó cuál fue el delito de mayor ocurrencia durante los primeros seis meses de 2017. Allí se encontró que el hurto a personas es la conducta que más afectó a los ciudadanos, 77 % de estas víctimas afirmó haber sido objeto de este delito. A éste le siguen las lesiones personales (7 %), el hurto a residencias (6 %), el hurto de vehículos (4 %) y el hurto a establecimientos de comercio (2 %).

En cuanto a los lugares donde más sucedieron hurtos, la calle tuvo una reducción de 13 puntos frente a 2016, al pasar de 52 % a 39 %. Sin embargo, registra el mayor índice entre los encuestados. En segundo lugar estuvo el transporte público, que tuvo un crecimiento de 12 puntos porcentuales, al pasar del 17 %, que registró en la medición del año pasado, al 29%.

El objeto que los delincuentes más hurtan continúa siendo el teléfono celular, con un 40 % de los casos; seguido de objetos personales (joyas, bolsos, billeteras, documentos y otros), con un 26 %, y dinero en efectivo, con un 21 %.

El indicador de denuncia, que mide si las víctimas de los delitos acuden a la justicia, se situó en 35 % en el primer semestre de 2017, con descenso de cinco puntos porcentuales frente al mismo periodo de 2016 cuando se ubicó en 40 %.

Conozca la infografía sobre victimización

Del total de personas que se acercaron a las autoridades a denunciar la ocurrencia de un delito, 31 % dijo haberlo hecho porque “los delitos deben denunciarse”, mientras que un 19 % explicó que lo hizo para “que el delito no ocurra de nuevo”, y un 15 % dijo que lo hizo para “recuperar los bienes hurtados”. En contraste, entre quienes dijeron no haber denunciado el delito, un 32 % explicó que la principal razón fue que la denuncia “demora mucho tiempo”, mientras que un 23% explicó que fue por “falta de confianza en la autoridad” y un 23 % dijo considerarlo como “un trámite complicado”.

Percepción de seguridad

Del total de personas que participaron en la encuesta, un 50 % dijo percibir mayor inseguridad en la ciudad durante el primer semestre de 2017, indicador que aumentó en nueve puntos frente al mismo periodo del año anterior, cuando se ubicó en 41 %.

El 50 % de los encuestados percibe que la inseguridad en el transporte público ha aumentado, frente a un 43 % que asegura que sigue igual y un 7 % que dice que ha mejorado. Entre las razones por las que los encuestados consideran que Transmilenio sigue siendo un lugar inseguro, los encuestados dijeron que la operación del sistema (congestión, baja frecuencia y restricción de horarios) es la más relevante, con un 51%.

Conozca la infografía sobre percepción

Las personas que consideran que la inseguridad en los centros comerciales ha aumentados pasó del 11 % al 33 %. Esto se explica por el reciente acto terrorista en el Centro Comercial Andino. Un 39 % de los encuestados dijo que la seguridad en los parques desmejoró en el primer semestre de 2017, indicador que aumentó en 10 puntos frente a la medición de 2016 cuando se había ubicado en un 29%.

Ante la pregunta ¿el barrio que usted habita es seguro?, un 47 % dijo que sí en el primer semestre de 2017, lo que evidencia un aumento de 11 puntos porcentuales frente al mismo periodo de 2016, cuando la cifra se ubicó en 36 %.

El delito que más preocupa a los bogotanos sigue siendo el hurto a personas, un 49% de los encuestados así lo manifestó. Así mismo un 9% dijo preocuparse por los homicidios y un 8% por el hurto a residencias.

Los puentes peatonales son los lugares de la ciudad percibidos como más inseguros, un 25% de los encuestados así lo afirma; seguidos de las calles, con un 23%, y de los potreros, con un 21%.

Institucionalidad

Según los encuestados, la Administración Distrital tiene una buena gestión con respecto a la dotación de la Policía Metropolitana (24 %), seguido de la promoción de la participación ciudadana (18 %), de la atención a víctimas (14 %) y de la difusión de medidas de protección (13 %).

La medición arrojó que para el 44 % de los encuestados la principal acción que debe priorizarse para mejorar la seguridad es la lucha contra la corrupción en la Policía, seguido de un 12 % que cree que debe ser el mejoramiento de la justicia y un 8 % cree que debe ser el aumento del pie de fuerza policial.

El programa de la Administración Distrital más conocido por la ciudadanía continúa siendo el Número Único de Seguridad y Emergencia (NUSE) con un 85 %, seguido de la recuperación de parques (47 %). Los ciudadanos que consideran que esta última medida contribuye a mejorar la seguridad aumento del 30 % al 50 %.

Servicio de Policía

Un 20 % de los entrevistados acudió a la Policía durante el primer semestre de 2017. De este total, un 47% lo hizo para alertar sobre una situación sospechosa, mientras que un 40 % lo hizo para denunciar un delito y un 8 % para otros temas.

Entre quienes acudieron a la Policía, la calificación positiva de esta institución se ubicó en 41%, lo que significa un aumento de 14 puntos frente a la cifra de 2016, cuando se ubicó en 27 %.

El 60 % de los encuestados manifestó conocer el Plan Nacional de Vigilancia Comunitaria por Cuadrantes (PNVCC), frente a un 77 % que dijo saber de esta iniciativa en el primer semestre de 2016.

Del total de encuestados en esta medición, un 44% considera que el PNVCC ayudó a mejorar problemas en su barrio, mientras que en el primer semestre de 2016 el dato había sido de 64 %. Hubo una reducción de 20 puntos porcentuales en este indicador.

Recomendaciones

A partir de estos resultados, la Cámara de Comercio de Bogotá formuló recomendaciones al gobierno distrital para mejorar la seguridad de la ciudad.

• Fortalecer la estrategia de seguridad para el transporte público, incorporando un componente de mediación social y reforzando la presencia institucional y policial.
• Instalar y promocionar puntos de denuncia dentro del Sistema de Transporte Público, en las estaciones de Transmilenio con mayor aglomeración de usuarios. 
• Reforzar la presencia policial y de prevención en los parques, coordinar la gestión interinstitucional y desarrollar acciones de apropiación ciudadana.
• Focalizar los puentes peatonales más críticos de la ciudad, los paraderos y las rutas críticas de transporte público en la estrategia de intervención en puntos calientes.
• Trabajar de manera concertada con los centros comerciales, a través de la activación del modelo de frentes de seguridad empresarial. Además, institucionalizar el reporte a la Policía Metropolitana de Bogotá, mediante el formato de Red de Apoyo y Solidaridad Ciudadana. 
• Reforzar el Plan Cuadrantes de la Policía, teniendo en cuenta aspectos como los flujos poblacionales, la cercanía con escenarios de alta complejidad y las características geográficas del sector. 
• Vincular a los Gestores de convivencia de la Secretaría Distrital de Seguridad al seguimiento y apoyo a la gestión local en seguridad, en especial a los Frentes Locales de Seguridad.