Bogotá seriamente afectada por la huelga de pilotos de Avianca

La Cámara de Comercio de Bogotá que representa a más de 600 mil empresarios de la capital y 59 municipios de Cundinamarca, está muy preocupada por el impacto negativo, que la huelga de pilotos de Avianca, está generando a la actividad productiva, a los ciudadanos y a la competitividad de la Ciudad.

Mónica de Greiff, presidente de la CCB, dijo que “la suspensión del transporte aéreo es muy grave, dado que es un servicio esencial para miles de personas y empresarios. Como resultado, los ciudadanos, turistas y empresas están asumiendo altos costos y pérdidas”.

Para Bogotá, principal centro productivo de Colombia y primer puerto de transporte aéreo del país, el cese de actividades tiene serias consecuencias para los negocios y para el comercio. Estamos en un momento en el que la ciudad y el país necesitan el trabajo y el compromiso de todos para estimular la actividad productiva y el empleo. En la práctica, la afectación del servicio de transporte aéreo por el paro, es un obstáculo que impide a los empresarios realizar sus actividades. Como resultado se está debilitando el crecimiento de la economía.

Diariamente miles de personas viajan de Bogotá a otras ciudades y regiones a prestar asesorías, a cerrar negocios y cumplir compromisos comerciales. Este cese de actividades de trabajadores de Avianca está obligando a los usuarios a realizar grandes esfuerzos y a asumir perdidas. Las cifras que ha dado a conocer la empresa Avianca, muestran el alto impacto: mil vuelos suspendidos y 100 mil pasajeros afectados.

La competitividad de Bogotá está siendo amenazada. Está en riesgo la imagen construida con tanto esfuerzo y que ha permitido posicionar a Bogotá como una de las ciudades más atractivas de América Latina para la inversión extrajera, el turismo y los negocios. El aeropuerto El Dorado es el primero en carga de América Latina y el tercero en pasajeros. Bogotá es la puerta de entrada de los turistas que llegan al país.

Los colombianos necesitamos cambiar y abandonar la forma como enfrentamos los conflictos y las diferencias. No podemos seguir utilizando las vías de hecho, ni vulnerar las libertades, como está sucediendo, para tramitar las diferencias. No se puede negar la prestación de un servicio esencial como el transporte aéreo. Tenemos que aprender de la experiencia: el diálogo es el medio para resolver las diferencias y encontrar soluciones.

La Cámara de Comercio de Bogotá en representación de los empresarios de la Ciudad y de los bogotanos hace un llamado al Gobierno Nacional y al Ministerio de Trabajo para que garanticen el derecho a la libertad de movilidad, y se preste plenamente el servicio de transporte aéreo, y a la Asociación Colombiana de Aviadores Civiles ACDAC para que reinicien sus actividades y construyan una solución a través del diálogo con la empresa Avianca.