Bogotá, primer anfitrión latinoamericano de la Cumbre One Young World

La capital colombiana compitió con anfitriones internacionales de la talla de Paris, Belgrado y La Haya y participaron 40 ciudades, en el proceso general de postulación para albergar el evento. #JóvenesPorElFuturo

Una vez más los ojos del mundo estarán puestos en la capital colombiana el próximo 4 de octubre cuando se inaugure el mayor encuentro de jóvenes líderes jamás realizado en Latinoamérica: la Cumbre One Young World 2017, un evento catalogado como el segundo más relevante celebrado en la región luego de los Juegos Olímpicos de Río.

Será todo un acontecimiento, pues a la reunión se espera asistan más de 1.300 jóvenes de provenientes de 196 países quienes vienen a compartir sus experiencias e iniciativas de transformación social, precisamente para generar conciencia en torno a los retos que afronta la humanidad en temas como educación, medio ambiente, erradicación de la pobreza, liderazgo, transparencia de los gobiernos, desarrollo económico, paz y reconciliación.

A la presencia de jóvenes se suma la de más de 50 personalidades de talla mundial, quienes se destacan en campos como el deporte, la música, los negocios, el arte y la política. Nombres como Koffi Annan (Ex secretario de las Naciones Unidas), Muhammad Yunus (Premio Nobel de Paz), Cher (actriz y cantante), Paul Polman (CEO de Unilever) y Bob Geldof (músico), entre otros, aparecen en la nómina de consejeros de OYW que vendrán a Bogotá a nutrir estas conversaciones con su invaluable experiencia en temas sociales.

¿Por qué Bogotá?

La postulación de la capital colombiana como sede de OYW fue liderada por la Cámara de Comercio de Bogotá y el Gobierno Distrital, quienes desde finales de 2014 y a través del Buró de Convenciones de Bogotá y Cundinamarca, presentaron a la ciudad como candidata ante el comité organizador de esta Cumbre.

Al respecto Mónica de Greiff, presidente Ejecutiva de la Cámara, explica que “el interés de la entidad ha sido y es atraer eventos que le dejen beneficios a la ciudad en términos económicos, pues con la realización de cada reunión internacional se activan 15 sectores de la economía local; pero además que entregan un beneficio intangible pero de alto valor como lo es, en este caso, ese mensaje de esperanza para las nuevas generaciones que construirán el futuro de nuestro país”.
La Presidente de la Cámara es precisamente quien lidera el comité asesor de OYW Bogotá 2017, un grupo de líderes que están detrás de la organización del evento y que trabajan junto a sus distintos equipos para que la reunión, que se realizará entre el 4 y el 7 de octubre en el Centro Internacional de Convenciones de Bogotá Ágora, sea un éxito en todo sentido.

En este equipo también participa David Gereda, joven emprendedor social y director para Latinoamérica de OYW, quien explica que fue gracias a esta alianza público privada liderada por la Cámara que se logró movilizar a los principales actores de la capital, para que respaldaran la candidatura y sobre todo dieran un espaldarazo a la juventud colombiana para recibir este evento.

Por otra parte OYW tuvo en cuenta el momento especial que vive Colombia en materia de construcción de paz y la alta población de jóvenes que tiene el país. “El mundo viene observando atento el proceso que vivimos luego de conjurar un conflicto armado de más de cinco décadas y que nos ayuda a abrir una nueva oportunidad para la reconciliación y el reencuentro como sociedad”, añade el representante de la Cumbre para la región.

Gereda recuerda también que las anteriores versiones de la cumbre fueron realizadas en ciudades con una reputación de décadas en la realización de eventos internacionales como Ottawa (2016), Bangkok (2015), Dublín (2014), Johannesburgo (2013), Pittsburg (2012) y Zúrich (2011). Además, explica que para la elección final de la sede de 2017, Bogotá compitió en principio con más de 40 ciudades del mundo, y al final fue seleccionada entre un grupo de cuatro sedes potenciales en el que además estaban Paris, Belgrado y La Haya.

Es por esto que para Bogotá el hecho de haber sido seleccionada como ciudad anfitriona significa estar al nivel de las grandes ciudades que ya han recibido la Cumbre, al tiempo que se convierte en un reto importante frente a la capacidad de movilizar a sus habitantes para aprovechar el legado que este evento traerá a los jóvenes.