Cámara de Comercio de Bogotá comprometida con el ahorro de energía

Invitamos a los más de 650.000 empresarios y comerciantes de Bogotá y la Región a unirse a esta convocatoria por el ahorro de energía.

La Cámara de Comercio de Bogotá se unió a la cruzada por el ahorro de energía que ha sido convocada por el Gobierno Nacional tomando medidas que serán implementadas en 11 sedes ubicadas en Bogotá y la Región.

Una de las medidas es apagar las luces a las 6 de la tarde, quedando encendidas únicamente las oficinas donde se prestan servicios registrales de atención al público hasta que finalicen labores.

Sumado a ello, los cerca de 800 colaboradores de la CCB tienen el compromiso de desconectar todos los equipos, aparatos y dispositivos al terminar sus actividades, así como reducir el uso de aire acondicionado o ventiladores.

La presidenta de la CCB, Mónica de Greiff, invita a los empresarios, comerciantes y ciudadanos a ser corresponsables frente al tema, uniéndose a esta campaña de ahorro de energía y tomando medidas contundentes en sus empresas y hogares para lograr la meta de ahorro de un 5 % para evitar el racionamiento a lo cual añade que “es fundamental desarrollar acciones de manera permanente que permitan garantizar la sostenibilidad ambiental y económica del país”.

Recomendaciones

La CCB y su filial, la Corporación Ambiental Empresarial (CAEM), hacen las siguientes recomendaciones para ahorrar energía tanto en las empresas como en el hogar tales como el uso de computadores (cerrar aplicaciones que no se estén utilizando, ajustar el brillo del monitor a un nivel medio, elegir imágenes con colores oscuros para el fondo de la pantalla del escritorio), equipos eléctricos (acumular trabajos de impresión y realizarlos a doble cara y en calidad de borrador, no utilizar tomacorrientes de color naranja para conectar celulares, radios, telefónos, entre otros dispositivos), ascensores (modificar la política de uso de los mismos de acuerdo con el horario, subir y bajar escaleras), lavar en frío o baja temperatura, situar la nevera en lugares alejados de fuentes de calor y con suficiente ventilación, dejar que los alimentos se enfríen completamente antes de ponerlos en la nevera.