Agenda complementaria de Bogotá - Región: Estrategia de Especializacion Inteligente y Clusters

Conozca la iniciativa de desarrollo productivo que apunta a diversificar la actividad económica de la Región.

Bogotá-Región viene realizando dos grupos de esfuerzos complementarios en materia de desarrollo productivo que apuntan a sofisticar y diversificar la actividad económica regional, para incrementar su productividad: en primer lugar, la Estrategia de Especialización Inteligente, y en segundo lugar, la agenda de clústeres más ambiciosa del país.

Uno de los retos más importantes que enfrenta el país ―en particular, ante un eventual escenario de posconflicto― es el de detonar la productividad de su aparato productivo, luego de que en las últimas dos décadas ésta haya permanecido prácticamente estancada, a pesar de las importantes tasas de crecimiento que ha experimentado la inversión en el país en los últimos 15 años.

Se ha hecho evidente, tanto en la literatura económica como en la evidencia empírica, que una de las formas más efectivas para dar respuesta a este reto reside en incrementar la sofisticación y diversificación de la economía. Es decir, por un lado, incrementar la productividad de las actividades ya presentes en un determinado país o región y, por el otro, dar un «salto» hacia nuevas actividades económicas de mayor productividad.

Infortunadamente, estos dos procesos no se dan necesariamente de manera espontánea. Existen múltiples distorsiones y cuellos de botella que limitan el proceso de cambio estructural, lo que justifica intervenciones para abordar dichas fallas. Al conjunto de acciones y agendas que apuntan a abordar estas distorsiones se le conoce como política industrial moderna, política de desarrollo productivo o agenda vertical; lo anterior en la medida en que generalmente implican focalizar esfuerzos sobre sectores, clústeres y/o áreas estratégicas.

El país había venido realizando en los últimos años múltiples esfuerzos que se podrían considerar como pertenecientes a este tipo de agendas. Sin embargo, estos esfuerzos se venían realizando de forma desarticulada, sin que existiera una verdadera política de Gobierno en la materia que los coordinara.

Afortunadamente, desde hace un par de años, en el marco del Sistema Nacional de Competitividad, Ciencia, Tecnología e Innovación, se comenzó a trabajar en un par de políticas que apuntan a poner en orden estos esfuerzos. Recientemente fue expedida una de éstas a través del Conpes 3866 de Política de Desarrollo Productivo. La otra se trata de la nueva Política de Ciencia, Tecnología e Innovación, la cual se encuentra lista para ser expedida, luego de que resuelvan asuntos relacionados con su financiación. Lo cierto es que la conjunción de estas dos políticas podría considerarse como la política industrial moderna del país que apunta a sofisticar y diversificar el aparato productivo colombiano como mecanismo para detonar su productividad.

Más allá de los lineamientos y herramientas que traen estas políticas, vale la pena destacar un cambio fundamental de paradigma en cuanto a cómo se implementarán los esfuerzos en el marco de ellas: serán las regiones ―y no el nivel nacional― quienes definirán cuáles serán los sectores, clústeres y/o áreas estratégicas sobre los cuales querrán focalizar sus esfuerzos en materia de desarrollo productivo. Lo anterior, además de darle una autonomía necesaria a las regiones para la determinación de sus agendas de desarrollo productivo, tiene todo el sentido en la medida en que “buena parte de la acción” en materia de política industrial moderna debe ocurrir a nivel local; en particular, en la medida en que muchos de los cuellos de botella a abordar por estas agendas son específicos al contexto geográfico donde se ubica una determinada actividad económica, sector o clúster.

¿Qué está pasando en Bogotá-Región en estas materias?

Bogotá-Región viene trabajando en dos agendas relacionadas, en materia de desarrollo productivo local, que la ponen en ventaja sobre otras regiones del país en cuanto a la implementación a nivel local de estas agendas nacionales.

En primer lugar, en un ejercicio de construcción colectiva de actores públicos y privados, entre los que se cuentan la Alcaldía Mayor de Bogotá y la Gobernación de Cundinamarca por parte del sector público, y la Cámara de Comercio de Bogotá, Andi Bogotá, Connect Bogotá, Invest in Bogotá, Probogotá, entre muchos otros, desde el sector privado, se puso en marcha la que deberá ser la partitura única en materia de desarrollo económico en Bogotá-región durante los próximos diez años: la Estrategia de Especialización Inteligente.

Esta partitura definió una agenda integrada de desarrollo productivo para la transformación de Bogotá y Cundinamarca, basada en el conocimiento y la innovación, que responde a la generación y aprovechamiento de las capacidades regionales y a las tendencias internacionales para la generación de proyectos que impacten de manera importante el aparato productivo.

Con la participación de más de 500 actores vinculados a casi 140 entidades, se consolidó así esta gran agenda en materia de desarrollo económico, a partir de la cual los diferentes actores públicos, privados y academia enfocarán la mayor cantidad de esfuerzos y recursos ―en particular aquellos relacionados con ciencia, tecnología e innovación (CTeI)― sobre cinco áreas estratégicas alineadas con la vocación productiva de la ciudad-región, a saber (ver Figura 1):

  • Bio-Polo: abarca los sectores y clústeres relacionados con las ciencias de la vida y que busca potencializar aquellas áreas relacionadas con producción agroindustrial y química fina.
  • Bogotá-Región Creativa, incluye los sectores y clústeres relacionados con las industrias creativas y culturales.
  • Hub de Conocimiento Avanzado, busca convertir a Bogotá-Región en una meca de la educación.
  • Servicios empresariales, reúne actividades con valor agregado para empresas, tanto en la ciudad como en la región, en temas de conocimiento, de negocios y de servicios informáticos.
  • Ciudad-Región sostenible, bajo la cual se apoyan soluciones empresariales a problemas de sostenibilidad de la región.

Figura 1. Estrategia de Especialización Inteligente de Bogotá-región
Fuente: Cámara de Comercio de Bogotá

Al interior de cada área, se han identificado nichos de especialización que corresponden a segmentos específicos de actividades productivas y tecnologías que constituyen oportunidades para lograr una región cada vez más innovadora. Esta estrategia se aterrizará en un portafolio de proyectos de gran envergadura en materia de CTeI, que apuntarán a detonar las dinámicas de crecimiento de los nichos y clústeres relacionados con cada una de estas áreas.

El segundo de los esfuerzos que viene realizando Bogotá-Región es su agenda de clústeres, la cual se constituye en la agenda de clústeres más ambiciosa del país y que cuenta actualmente con 13 de estas iniciativas en los sectores de prendas de vestir; cuero, calzado y marroquinería; joyería - bisutería; industrias creativas y de contenido; comunicación gráfica; música; salud; lácteos; cosméticos; software & TI; turismo de negocios y eventos; gastronomía; y energía eléctrica.

Totalmente alineadas con la Estrategia de Especialización Inteligente en sus diferentes áreas (ver Figura 2), las Iniciativas Cluster buscan identificar y abordar cuellos de botella que limitan la productividad de estas aglomeraciones económicas. Así, estas iniciativas son un vehículo clave para abordar las distorsiones que limitan la sofisticación y diversificación del aparato productivo en la región.

Figura 2. Estrategia de Especialización Inteligente de Bogotá-Región y sus clústeres relacionados
IMAGEN
Fuente: Cámara de Comercio de Bogotá

En ese sentido, las Iniciativas Cluster materializan, en buena medida, la Estrategia de Especialización Inteligente, no solo al desarrollar agendas que son complementarias a los proyectos de CTeI bajo la estrategia, sino que además podrán ser la fuente de dichos proyectos y aportar sus arreglos institucionales ―en los que concurren el sector empresarial, el sector público, la academia y entidades de apoyo― para la gestión de dichos proyectos.

Para entender mejor lo anterior, es importante comprender las Iniciativas Cluster como espacios neutrales en los que se desarrollan dos tipos de esfuerzos o intervenciones. En primer lugar, intervenciones al interior de cada firma, a través de las cuales se identifican y abordan los rezagos en productividad «de la puerta de la fábrica para adentro» de las empresas que hacen parte de los clústeres, en temas como procesos de producción, mercadeo y ventas, finanzas, logística, manejo del recurso humano, entre otros. Así, por ejemplo, en la actualidad la Cámara de Comercio de Bogotá atiende a más de 6.300 empresarios de los clústeres, acompañándolos en la mejora de su productividad a través de la identificación de rezagos en estas diferentes dimensiones al interior de sus empresas.

En segundo lugar, intervenciones por fuera de la firma, donde se busca mejorar el entorno específico del clúster en aspectos relacionados, entre otros, con la identificación y cierre de brechas de capital humano, el desarrollo de infraestructura y logística específica para el sector, el ajuste de normativas o aspectos regulatorios que puedan estar afectando la competitividad del clúster, y el desarrollo de agendas en materia de CTeI para el clúster.

En materia de su gobernanza, cada una de las Iniciativas Cluster de Bogotá-Región se soporta en un Comité Ejecutivo, el cual reúne a los líderes empresariales, miembros de la academia, de entidades de apoyo como agremiaciones, y del Gobierno, tanto nacional como local, quienes definen la propuesta de valor, los pilares estratégicos y la agenda a trabajar bajo la iniciativa.

Adicionalmente, cada una de las iniciativas desarrolla su trabajo en Mesas de Trabajo que responden a los pilares definidos a partir de los principales cuellos de botella del clúster. Finalmente, todo este trabajo le rinde cuentas a un Consejo Ampliado, o asamblea, en el que se monitorean los resultados que se vienen obteniendo por parte de la iniciativa y se valida la agenda a trabajar en el siguiente año.

Algunos ejemplos del trabajo realizado en las iniciativas son:

• La implementación de un proyecto piloto de identificación de necesidades y soluciones logísticas para 9 clústeres (Cosméticos; Prendas de Vestir; Cuero, Calzado y Marroquinería; Software y TI; Salud; Turismo de Negocios y Eventos; Comunicación Gráfica; Gastronomía; y Lácteos).

• La identificación y cierre de brechas de talento humano, agenda que se viene trabajando para 9 clústeres, junto con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y otros actores, y a través de la cual se espera articular los esfuerzos entre el sector formación y el privado para que las empresas de dichos clústeres puedan contar con un capital humano acorde con sus necesidades.

• El cierre de brechas en Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) en los sectores de cosméticos, turismo, textil, comunicación gráfica, y cuero, calzado y marroquinería, teniendo como base la oferta local de las empresas del clúster Software y TI. El proyecto ofrece soluciones a las necesidades en TI a los sectores identificados y, a su vez, dinamiza una mejor oferta de productos y servicios desde el clúster de Software y TI.

• La incorporación de estudiantes de diseño a las empresas de Bogotá-Región, gracias a una alianza con la Red Académica de Diseño, donde se espera que los sectores vinculados al sector moda y a comunicación gráfica fortalezcan la implementación del componente de diseño en sus procesos productivos.

• La puesta en marcha del Camino Nuevo a Monserrate como escenario turístico y de gran importancia para la economía de la ciudad, en asocio con la Alcaldía Mayor de Bogotá, la Cámara de Comercio de Bogotá y el Instituto Distrital de Turismo (IDT). Lo anterior hace parte de la agenda del clúster de Turismo de Negocios y Eventos, en particular en lo relacionado con la recuperación del ícono turístico de la ciudad que es Monserrate.

• La creación de la Nueva Cinemateca Distrital, escenario que se convertirá en el centro creativo de la ciudad, que complemente la puesta en marcha del Distrito Creativo, que involucra una reforma urbanística y la inclusión de parques tecnológicos, de entidades académicas y de empresarios para potencializar las actividades de creación de contenidos propios. Esto con el impulso de la Secretaria de Cultura, Recreación y Deporte de Bogotá y los actores de las industrias creativas de Bogotá.

Cada vez más las actividades de la Estrategia de Especialización Inteligente y la agenda de los clústeres se alinean para el desarrollo de proyectos de envergadura que necesita la ciudad-región para dinamizar las áreas priorizadas.

Por ejemplo, se tiene entonces que en el área de «Bio-Polo», en su nicho de «biocosmética» hay una relación perfecta con la propuesta de valor del clúster de cosméticos, relacionada con la fabricación de cosméticos a base de ingredientes naturales. Tanto el nicho de «servicios avanzados de salud» como el clúster de salud buscan que Bogotá sea el centro de pruebas diagnósticas, tanto en materia de farmacéutica como en dispositivos médicos. Finalmente, la búsqueda de un producto funcional desde el clúster lácteo encuentra soporte en el nicho de «alimentos funcionales y naturales».

En el área de «Bogotá-Región Creativa» se consolida el nicho de «diseño sostenible» con los clústeres de comunicación gráfica, de prendas de vestir, de cuero, calzado y marroquinería; de joyería y bisutería, y de gastronomía. Para el nicho de «creación de contenidos en español», se cuenta con el clúster de industrias creativas y de contenidos, cuyo objetivo es convertir a Bogotá en el principal hub de creación de contenidos en español de América Latina. Mientras que el nicho de «música como potenciadora de economía naranja» se aterriza en el clúster de música, el cual busca que la ciudad se convierta en la music city de la región, especializada en espectáculos en vivo y en el desarrollo de una ciudad nocturna.

Para el área de «servicios empresariales» se cuenta, entre otros, con el clúster de software & TI que responde al nicho de «finanzas 4.0», al buscar soluciones en TI para este segmento de mercado. Por su parte, las actividades del cluster de turismo de negocios y eventos se enmarcan en el nicho de «servicios profesionales especializados».

En cuanto al trabajo que adelanta el clúster de energía eléctrica basado en impulsar temas relacionadois con eficiencia energética para una Bogotá–Región inteligente y sostenible tiene una articulación con el nicho de «construcción sostenible» que apunta a la reducción del impacto ambiental de la ciudad.

Finalmente, vale la pena mencionar que la agenda de Estrategia de Especialización Inteligente y sus Iniciativas Cluster relacionadas será la agenda de la Comisión Regional de Competitividad de Bogotá-Cundinamarca. Lo anterior es una demostración de que esta agenda de desarrollo productivo no corresponde a la agenda de una única entidad, a un sector o a pocos actores, sino que es una apuesta colectiva de todos los actores, entidades públicas e instituciones privadas de Bogotá-Región.