Cluster, una Iniciativa de Valor Compartido Volver

El buen momento del turismo

El sector turístico se ha convertido en uno de los principales jalonadores de la economía. 

En Colombia somos dados a desorbitar las malas noticias y sobrevalorar las buenas, lo cual no significa que se deba perder la perspectiva. Si bien la crisis petrolera o la baja cotización de algunos ‘commodities’ han generado consecuencias devastadoras en muchas economías, lo que ha obligado a plantear una dura reforma tributaria y un ajuste en el gasto, no se pueden ignorar los logros alcanzados en otros frentes. Más aún: es indispensable empoderarlos porque son los que nos salvan de tocar fondo.

El sector turístico es un buen ejemplo. No es sencillo para un país tan convulsionado hacer resiliencia de su pasado para convencer a otros de apostar en un renglón tan competitivo y costoso en términos de imagen, infraestructura y desarrollo.

Las cifras reveladas recientemente en este diario dejan ver un panorama esperanzador. El turismo ocupa el segundo lugar en generación de ingresos, el número de visitantes creció 7,9 por ciento (este año se esperan cerca de 5 millones de viajeros extranjeros), las divisas estuvieron por encima del 50 por ciento en el último lustro –unos 5.200 millones de dólares al 2015–, y la perspectiva es superar los 6.000 millones en el 2018.

Uno de los renglones que más se benefician con este auge es el empleo. Casi 2 millones de personas se desempeñan hoy en labores como hotelería, transporte, restaurantes, actividades recreativas, etc., sin contar con el que se deriva de forma indirecta.

Un respaldo incondicional al sector, decisiones estratégicas como la exención del IVA para viajeros, el incremento en el número de rutas y vuelos nacionales e internacionales, la exploración de nuevos destinos turísticos, mayor seguridad y capacitación han sido la clave para el logro de estos objetivos.

Si a ello se añaden las inversiones realizadas en infraestructura, que van desde la adaptación de muelles y senderos atractivos para los visitantes hasta la puesta en servicio de más de 40.000 nuevas habitaciones en la última década (4 billones de pesos en inversión), las perspectivas hacia el futuro no pueden ser sino optimistas.

Para tener una idea clara, solo este año 22 hoteles de las más prestigiosas cadenas del mundo han entrado a operar en el país, incluyendo ciudades intermedias, lo que se ha traducido en la creación de 2.600 empleos.

No resulta sencillo reponerse del estigma del pasado para consolidar la nación como destino turístico, hay que tener en cuenta también el reto que significa mantener lo alcanzado.

Y en esto tienen mucho que ver la seguridad y la posibilidad de llevar a buen puerto los acuerdos de paz, pues son determinantes a la hora de generar confianza entre quienes escogen como lugar de descanso, aventura o reuniones de negocios a Colombia.

Estimaciones del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo señalan que por este solo concepto, confianza y tranquilidad, la industria de viajes y turismo podría crecer en el mediano plazo un 30 por ciento y la ocupación hotelera, otro 20 por ciento.

Fuente: El Tiempo