Cluster, una Iniciativa de Valor Compartido Volver

Este plan controla enfermedades a gran escala en hospitales

A través de aislamiento y presión atmosférica, salas pueden evitar la propagación de enfermedades que se propagan por el aire.

Cuando aparece una enfermedad infecciosa en el aire, algunos hospitales usan salas de presión negativa para aislar y tratar a los pacientes. Estas habitaciones utilizan controles de ventilación para mantener el aire contaminado contenido en lugar de dejarlo circular por todo el hospital. Pero, en caso de una epidemia, estas salas pueden llenarse rápidamente.

Ahora, un equipo liderado por investigadores de la Universidad de Colorado en Boulder (CU Boulder) ha encontrado una manera sencilla y rentable para que las instalaciones médicas amplíen esta técnica para prepararse mejor para los brotes de enfermedades. Al sellar un ala hospitalaria y ajustar el sistema de ventilación existente, los hospitales pueden aumentar drásticamente su capacidad para contener y tratar a un gran número de pacientes con enfermedades transmitidas por el aire.

El nuevo estudio fue publicado recientemente en el American Journal of Infection Control.

"Puedes aplicar enfoques de ingeniería para reducir la exposición a todo tipo de contaminación del aire", dijo Shelly Miller, profesora del Departamento de Ingeniería Mecánica de la CU Boulder y autora principal de la nueva investigación. "He estado trabajando bastante en cómo evitar que las enfermedades infecciosas se propaguen por los edificios y las comunidades".

Bajo condiciones normales del hospital, los patógenos en el aire pueden escapar de las habitaciones de los pacientes y flotar alrededor de los pasillos, amenazando con infectar al personal y a los pacientes. Las epidemias de enfermedades transmitidas por el aire, por lo tanto, requieren una planificación rápida para contener su propagación.

Cuando se enfrentan a la posibilidad de tener que admitir a muchos pacientes infectados a la vez, algunos hospitales tradicionalmente han comprado tiendas controladas por ventilación, que pueden costar millones de dólares. Sin embargo, los hospitales comunitarios a menudo no tienen el presupuesto para tales medidas, lo que obliga a los pacientes a viajar a los grandes hospitales regionales.

Miller y sus colaboradores pensaron que podrían resolver este problema aplicando la experiencia de Miller en los controles de ingeniería de contaminación atmosférica. Los investigadores encontraron un hospital en el área de San Francisco con un plan existente para usar una sala para controlar la propagación de la enfermedad y motivar a los miembros del personal interesados ​​en probar el plan.

El equipo de Miller selló un ala de 30 camas y estableció una sala de amortiguación separada dentro de sus puertas contraincendios, asegurando que la sala permaneciera aislada del resto del hospital. A continuación, redujeron el suministro de aire a la sala en un 60% y bombearon aire dentro de la sala a la capacidad máxima del sistema de ventilación.

Debido a que el aire estaba siendo aspirado más rápido de lo que estaba siendo traído, la sala se volvió presurizada negativamente en comparación con el resto del hospital.

Durante las siguientes 24 horas, los científicos monitorearon los sensores de presión de aire situados en las entradas y dentro de la sala, mientras que el área continuaba su operación habitual, con personal y pacientes entrando y saliendo periódicamente.

A lo largo de todo el período de 24 horas, la sala se mantuvo en una presión negativa. Cuando los doctores, el personal y los pacientes abrieron las puertas de la sala, el aire se precipitó hacia el interior, pero, fundamentalmente, nada del aire escapó al resto del hospital.

Sin embargo, dentro de la sala, era difícil mantener las habitaciones del paciente en una mayor presión negativa que los pasillos y las oficinas. Miller dijo que esto significa que el personal del hospital todavía tendría que usar equipo de protección durante un brote de la enfermedad. Sin embargo, considera que los resultados son prometedores.

"Creo que podría ser bastante sencillo, y hecho muy rápido, por mucho menos de lo que se necesita para comprar estas tiendas enormes", dijo Miller.

La mayoría de los hospitales ya tienen planes para qué hacer durante los brotes de enfermedades. Ahora, pueden incorporar presiones negativas en estos planes, también. Miller dijo que sólo tomaría una planificación extra por parte del personal e ingenieros del hospital. Esto permitiría que incluso los pequeños hospitales comunitarios estén preparados para propagar rápidamente enfermedades transmitidas por el aire.

"Espero que el impacto de mi investigación sea mejorar la comprensión de controlar las infecciones aerotransportadas y asegurarnos de que podamos mantener a la gente sana", dijo Miller. "Ese es el verdadero objetivo de mi trabajo: la contaminación atmosférica hace que la gente se enferme y muera, ¿cómo podemos parar eso?".

Información tomada de América Economía