Cluster, una Iniciativa de Valor Compartido Volver

Más colaboración, vital para un mejor funcionamiento de la cadena de abastecimiento en salud

Expertos reunidos en el Congreso Latinoamericano de Cadena de Abastecimiento en Salud coinciden en que mayor comunicación y más integración entre proveedores y otros actores ayudaría a mejorar el sistema.

La cadena de abastecimiento es primordial para cualquier industria y más aún para el sector salud (en cualquier cualquier país) puesto que permite que un hospital, clínica o centro médico cuente con los medicamentos, insumos o dispositivos médicos necesarios para su correcto funcionamiento.

Si cada eslabón funciona bien, las instituciones sanitarias pueden dedicar más tiempo y recursos a otras labores importantes, como son mayor atención en los pacientes, uso mejor de los recursos, innovación, etc. En cambio, cuando hay problemas, se producen mayores gastos y se dedica tiempo a resolver dificultades que perjudican a los hospitales o que alteran la relación con sus proveedores.

Es por esto que los retos actuales tienen que ver con disponibilidad de productos médicos, además de lograr que los médicos dediquen menos tiempo a procesos manuales de ingreso de datos en sistemas informáticos, y otras labores que ponen en riesgo la seguridad de los pacientes, y que además, dificultan la eficiencia del sistema de salud.

La gestión de la cadena de abastecimiento contiene una serie de eslabones, donde trabajan tanto proveedores como hospitales y otros actores involucrados (fabricantes, distribuidores) que deben coordinarse en torno al sujeto principal del sector salud, el paciente. Esto significa que en la cadena tiene que darse no sólo una entrega oportuna de ciertos elementos sanitarios, sino que también debe haber un sistema de suministro integrado y eficiente de estos para los usuarios.

Expertos de distintos países reunidos en el primer Congreso Latinoamericano de Cadena de Abastecimiento en Salud, organizado por la Fundación Cardioinfantil – Instituto de Cardiología de Colombia (FCI), coinciden en que debe existir más colaboración entre los diferentes actores de la cadena de abastecimiento en el sector sanitario. Esta se genera en conjunto con más comunicación lo que termina por integrar más a cada una de las partes en el proceso, ahorrando costos, mejorando la eficiencia y productividad para la industria y ayudando más a los pacientes en su cuidado.

Gian Paolo Gandini, Gerente General de APICS, indica que “las oportunidades de desarrollo en una cadena de abastecimiento involucran colaboración entre las partes”. En tanto, Santiago Cabrera, Director Ejecutivo de la FCI, destaca que “el primer paso para asegurar que en América Latina logremos una gestión de clase mundial en el proceso de Cadena de Abastecimiento es establecerlo como una prioridad estratégica de las instituciones del sector salud”.

Desafíos y capacitación

El sector salud enfrenta grandes desafíos en el área de abastecimiento, que son principalmente cómo mejorar el sumninistro y la gestión de los productos médicos y la capacitación de los participantes en este proceso. Carlos Oyama, Supply Chain Director, del Hospital Albert Einstein de Brasil, señala que “no sólo hay que centrarse en comprar bien, sino en cómo usarlos bien (insumos, fármacos o equipos)”, lo que plantea la necesidad de tener mejores estrategias de planificación en los hospitales, usar indicadores de resultados, utilizar la economía en la salud, contar con protocolos y guías para médicos, e incorporar nuevas tecnologías y darles buen uso.

La capacitación de los actores que participan en la cadena de abastecimiento es otro tema relevante y que debe implementarse en la industria de la salud. Gian Paolo Gandini comenta que es clave capacitar a las personas en temas de cadena de abastecimiento, y que además existan equipos que trabajen en el tema en los hospitales, donde pocos tienen suficientes conocimientos sobre el suministro y su funcionamiento. Sin embargo, otras áreas como la farmacéutica están mucho más avanzadas y eso “genera desbalances en la comunicación con los hospitales”.

“En el contexto de la colaboración “capacitar a los equipos de trabajo en las mejores prácticas debe ser uno de los primeros pasos en el camino de desarrollo de las cadenas de abastecimiento”, comenta. Y agrega que el desarrollo de la cadena de abastecimiento debe ser vista como un tema integral donde se debe mejorar las conexiones entre los nodos, para permitir la mejor velocidad y calidad de flujo.

Álvaro Echeverri, Supply Chain Director para Latinoamérica, de Pfizer, expresa que en el campo farmacéutico existen otros retos, que deben analizarse para evitar problemas en la cadena de suministro, como por ejemplo conocer el tiempo de vida útil del producto y adecuarlo a cada país. “En algunos país los medicamentos pueden durar menos por humedad y otros factores…”. Y destaca que en lo posible hay que tratar de que exista un equilibrio entre el suministro, la demanda y el inventario.

Gestión en hospitales

Una gestión de abastecimiento deficiente afecta a los hospitales y les puede generar varios inconvenientes, como el vencimiento de productos médicos antes de ser utilizados, mayor costo de envíos, sobreinventario o productos extraviados, entre otros. Christian Jorgensen, Vicepresidente para Latinoamérica, de Cardinal Health, indica que esta deficiencia también afecta a los fabricantes, generando muchas veces pérdidas compartidas. Según un estudio presentado por el experto, EE.UU. pierde al año US$ 5.000 millones producto de los inconvenientes en la cadena.

La compañía desarrolla un software para gestionar mejor los medicamentos e insumos en los centros hospitalarios, en aspectos como cantidad, caducidad, ubicación, etc. Cuando se mejora en un aspecto como en este caso, también hay beneficio para los fabricantes, según cree. Es por esto que en esta relación entre ambos actores, Jorgensen afirma que “a problemas comunes, deben existir soluciones compartidas”.

Crear lazos

Juan Carlos Rodríguez, Director de Operaciones de la FCI comenta que “lo que queremos con este evento es empezar a crear, uniones, lazos colaboración, entre cada uno de los miembros de estos eslabones de esta cadena que está tan desintegrada”. Agrega que “acá lo único que uno oye es crisis, crisis, crisis, en vez de ver como repensarnos cada uno desde el eslabón y el papel que jugamos dentro de esa estrategia para aportar y realmente crear cadenas de suministro que generen al final un mejor cuidado de los pacientes al mejor costo y con la calidad y seguridad del paciente adecuadas”.

En esta línea, la implementación en la región de modelos de cadena de abastecimiento con personal capacitado es visto como una prioridad para mejorar la eficiencia y los sistemas de salud en América Latina, lo que a su vez, impactaría en una mejor salud y seguridad de los pacientes.

Información tomada de América Economía