Cluster, una Iniciativa de Valor Compartido Volver

Listas las medidas para la confección

El Ministerio de Comercio, Industria y Turismo inició el plan para recuperar al sector textil confección y frenar la lucha anticontrabando, con tres decretos clave.

Tal y como lo anticipó la ministra de Comercio, Industria y Turismo, María Lorena Gutiérrez a EL COLOMBIANO inició el plan para recuperar al sector textil confección y frenar la lucha anticontrabando, con tres decretos clave que fueron publicados a comentarios (hasta el primero de noviembre) y que serán lanzados hoy.

De acuerdo con las consideraciones hay indicios claros de que el sector textil-confección está siendo vulnerado por prácticas de comercio ilegal, como el lavado de activos y el contrabando, y que estas “conductas generan un impacto negativo y nocivo sobre la industria (...) al tener que enfrentar distorsiones en los precios y competir en condiciones inequitativas”, con quienes evaden, entre otros el pago de tributos aduaneros.

Según cifras aportadas por la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (Andi), se estima que en el sector textil afecta el 18% del PIB y 12.142 empleos. Además, se prevé que cerca de 7,15% de lo que se consume en el país de este sector es de contrabando.

Sin duda, es una situación difícil la que se vive, pero no es algo nuevo, pues estas medidas vienen presentándose desde 2013, recalcó Raúl Ávila, profesor de industria Universidad Nacional: “Es un tema netamente aduanero, pero no es de solución a largo plazo”.

Desde su posición, “sería clave que se reinventara al sector a través de procesos asociativos de clúster, con mayor producción a escala, agregación de valor, más diseño y una calidad que ya se tiene”.

Para Gutiérrez “Los decretos y resoluciones van a ayudar a dos cosas fundamentales: a disminuir el contrabando técnico, y la subfacturación, y a ayudarlos en todo el tema de la competitividad”. Estas son las medidas:

Umbral del precio según producto

El primero, tiene que ver con el precio de ingreso al país que generará alertas teniendo como referencia el tipo de producto (posición arancelaria), sin importar su origen.

Para el caso de hilados, el umbral de precio es de 0,9 dólares/kilo; de fibras, de 0,7 dólares/kilo; tejidos, de 1,5 dólares/kilo, y confecciones varía, según segmento en 5, 8 y 12 dólares/kilo, pero todo depende de la clasificación.

Para textiles confeccionados, hay una alerta para los que ingresen productos con precios que oscilan entre 1,2 dólares/kilo y 4 dólares/kilo, dependiendo el tipo de producto.

El calzado también tendrá su protección con precios entre 2 y 7 dólares/kilo, según la denominación. Se le pone la lupa a las partes con un precio menor a 2 dólares/kilo.

Tributo a las compras externas

Otro de los proyectos publicados tiene que ver con un arancel (tasa a pagar sobre el precio) de 5 % que tendrán que pagar quienes deseen ingresar productos de: seda, algodón (hilo) y fibras sintéticas, y sus hilados. En este aspecto, se incluye la especificidad de 28 clasificaciones relacionadas (ver proyecto de decreto en web).

Prórroga por dos años del decreto 1744

El Ministerio extendió las medidas del arancel del 40% a las importaciones de productos clasificados en los capítulos 61 y 62 del Arancel de Aduanas Nacional (documento que recoge la tasa a pagar por los productos, dependiendo de su clasificación), cuando el precio puesto en puerto sea declarado con un precio menor 10 dólares/kilo.

Para calzado, polainas y partes tendrán que pagar un tributo de 35% si su precio es menor a 6, 7, o 10 dólares por par de zapatos, según el caso.

 

Líneas de crédito con 6 años de gracia

Bancóldex lanzará una línea de crédito dirigida al sector, para financiar necesidades de maquinaria y capital de trabajo con plazos, que pueden tener hasta seis años de gracia, y tasas favorables.

Cambio en el etiquetado de las prendas

Se hará un cambio en el etiquetado de manera que este sistema sea estampado o cosido de manera permanente, con algunas excepciones que tienen que ver con las particularidades de las prendas, como pantimedias, corbatas, vestidos de baño o ropa interior.

Pese a esta cantidad de medidas, los expertos insisten en que “lo que se debe hacer es fortalecer la cadena. Tenemos una industria de confecciones fuertes pero no se enlaza con la industria textil nacional”, señaló Luis Fernando Ramírez, vicerrector de Investigaciones de la Universidad de la Salle.

Pese a que EL COLOMBIANO se comunicó con diferentes gremios para que expresaran su opinión, aún están analizando la situación y se abstuvieron de dar declaraciones.

Tomado: EL COLOMBIANO