Cluster, una Iniciativa de Valor Compartido Volver

¿Por qué el negocio textil colombiano enfrenta su hora más crítica?

Combatir el contrabando, cambios en la normatividad, fortalecer las exportaciones y el mercado interno son algunas de las propuestas de la industria para enfrentar el mal momento del sector.

Las cifras son contundentes. La producción de prendas de vestir en Colombia bajó 9,7 % entre enero y junio de este año y la de productos textiles, 8,8 %. Hace un año las cifras también estaban en rojo, pero no de manera tan alarmante.

Asimismo, las exportaciones del sector pasaron de US$894 millones en 2014 a US$691 millones el año pasado, según cálculos de la Cámara Colombiana de Confecciones y Afines (CCCyA). Se ‘perdieron’ US$203 millones en un año.

El panorama puede ser peor. Edwin Salazar, presidente de la CCCyA, dice que como van las cosas a finales del 2017 se habrán perdido más de 100.000 empleos, pues en 2015, de cada diez empleos la confección ponía ocho puestos de trabajo, en lo que va de este año de cada diez empleos que se pierden en la industria ocho los pone la confección. “Entonces pasamos de ser los mayores empleadores a los más destructores de empleo”, asegura.

Las razones de la crisis son varias: el incremento del contrabando, el aumento de las importaciones chinas a bajo valor y la caída del mercado local. Ante estas problemáticas surgen también posibles salidas, las cuales se han venido discutiendo con el Gobierno y de darse pueden ser un salvavidas para el sector.

Combatir el contrabando

Silvia Borda, directora de la Corporación Textilgrupo, que reúne al menos a 50 empresas, afirma que uno de los principales problemas de la industria es el contrabando y que se deben cerrar las brechas a este fenómeno.

Se estima que en 2015 el 12 % de las importaciones de textiles ingresó al país con precios muy baratos por debajo de los costos del mercado; en 2016 fueron cerca del 30 % y este año la cifra va en 47 %, dato que el gremio considera como “escandaloso”.

Asimismo, en 2016 se importaron 208 millones de prendas por un valor estimado de US$503 millones. Mientras tanto el contrabando incautado este año sumó $125.000 millones.

Ante esto, se trabaja en un decreto con el Gobierno Nacional, que saldría en un mes, el cual le pondrá umbrales mínimos de precio a las importaciones y, si entran productos por debajo de ese tope, los compradores deben llenar otra serie de requisitos. “La idea es frenar el ingreso de este tipo de contrabando”.

Silvia Borda destacó que con el Gobierno se trabaja en otros dos decretos: uno sobre etiquetado con el fin de exigir que estas vengan adheridas a la prenda o cosidas, porque actualmente ingresan productos con etiquetas adhesivas, es decir, que se pueden quitar facilitando el contrabando.

La otra norma exige que los importadores deben hacer una descripción mínima de la prenda. “Lo importante no son solo estas normas sino que la Dian y la Policía Fiscal hagan un control exigente”, destaca.

Cambio Normativo

Para gran parte de los empresarios del sector textil-confecciones la crisis del sector inició en noviembre pasado, cuando se desmontó el arancel mixto que tenían las importaciones y que protegió a la industria por un tiempo.

Las grandes cadenas de almacenes sustituyeron importaciones y aumentaron sus compras locales. Ahora sucede lo contrario, “las grandes superficies y las tiendas de marca están de compras por el sudeste asiático y no en Colombia”, dice Salazar.

Sin embargo, almacenes Éxito asegura que el 97 % de los textiles marca propia de la cadena son hechos en Colombia, “este año nuestra producción nacional crece 40 % en volúmenes con más de 15 millones de unidades producidas en el país”, dijeron voceros.

Aún así, la industria no solo pide que se retome el arancel mixto sino que se implemente en toda la cadena. Es decir, que los hilos que tienen 10 % de aranceles bajen al 5 %, en especial los no producidos en Colombia; que las telas tengan 10 % de impuesto y las confecciones 15 %. “Si queremos que nuestros confeccionistas exporten más a mercados emergentes, pues tenemos que tener materias primas competitivas y el arancel al hilo no lo hace”, destacó el presidente de CCCyA.

Retomar las exportaciones

Nelson Aristizábal, gerente de la empresa caleña Aritex, dice que el negocio tiene muchas oportunidades, siempre y cuando se tomen las medidas de apoyo. “Debemos fortalecer el clúster de confecciones, crear zonas industriales, hacer reconversión tecnológica y dar facilidades a los empresarios. El Gobierno viene trabajando en esto, pero se requiere más apoyo para incentivar la exportación.

Asimismo, Alonso Poveda, directivo del Grupo Factory, cuenta que en el caso de esta empresa le están apostando a buscar clientes en el exterior, con el apoyo de Procolombia. “Es un tema difícil, eso no sale de la noche a la mañana, pero nosotros podríamos sustituir entre 15 % o 20 % de los ingresos con exportaciones en un periodo de 12 meses”, destaca.

El Grupo Factory es proveedor de Studio F, cadena de tiendas caleñas que cuenta con 350 almacenes desde México y hasta Chile.
Factory también se ha visto perjudicada por el incremento de importaciones. “Veníamos creciendo al 35 % el año pasado y ahora clientes grandes nos han reducido hasta el 50 % los pedidos”. Todo por el aumento de las importaciones a bajo costo.

¿Qué dice el gobierno?

El Gobierno Nacional destacó que sí se están tomando medidas para ayudar al sector textil-confección, entre ellas:

-Se trabaja en el decreto de control aduanero específico para los productos de la cadena textil que establecerá un umbral de precios para la importación.

-Se complementarán los controles aduaneros actuales en confecciones, introduciendo una variable adicional de peso por prenda.

-Se expedirá un reglamento técnico fijo de marquillas para definir las reglas claras de juego para las diferentes prendas de vestir.

-La Dian investiga a 77 empresas que han registrado importaciones a precios ligeramente superiores al umbral. “Tenemos un incremento del 21 % de las aprehensión del sector confecciones entre enero y abril de 2017”, dijo la ministra saliente de Comercio, María Claudia Lacouture.

-Se han organizado ruedas de negocios para el sector para incentivar el programa compre colombiano.

Según el Ministerio de Comercio, el Éxito aumentó 18 % sus compras en productos de confecciones; Falabella pasó de comprar el 10 % a comprar el 49 % y algo similar ha ocurrido con Almacenes La 14.

El Éxito informó que actualmente la compañía trabaja con 84 talleres que generan más de 8900 empleos, entre directos e indirectos, en 11 ciudades del país.

Tomado de: El País