Cluster, una Iniciativa de Valor Compartido Volver

Blockchain en la industria musical: independencia para los artistas y ganancias a los fanáticos

Si hay algo que le ha traído problemas a los músicos desde la era digital son los pagos y las compensaciones justas por sus composiciones e interpretaciones.

Ser recompensados apropiadamente se ha convertido en una odisea cuando intervienen disqueras, distribuidores y bancos. Paralelamente, se enfrentan a la piratería y los problemas con los derechos de autor. No obstante, la tecnología blockchain podría estar cambiando y mejorando la industria musical a través de sus sistemas descentralizados, al igual que en otras industrias de entretenimiento o sectores financieros.

En un ámbito donde la relación directa entre creador y consumidor es de suma importancia, la tecnología de contabilidad distribuida puede ofrecer todo su potencial.

“Disqueras” blockchain

En realidad, más que disqueras, hablaremos sobre algunas de las aplicaciones o plataformas y casos de uso disponibles para la música con la tecnología blockchain. Dirigidas a creadores de contenido artístico, tienen como meta ofrecer independencia, control, seguridad y compensación justa a músicos, fanáticos, productores, compositores e intérpretes. Ello en orden de enfrentarse a los problemas de compensación, entre los que destaca que las disqueras se quedan con el mayor porcentaje de las ganancias.

La primera de la que hablaremos es Ujo, fundada en 2015. Utiliza la blockchain para crear una base de datos transparente y descentralizada de derechos de autor ligados a sus propietarios, y automatiza los pagos de regalías mediante contratos inteligentes y criptoactivos. Forma parte de Consensys Suite, una incubadora de iniciativas blockchain establecida en Brooklyn.

Así, músicos alrededor del mundo podrían llevar a cabo sus proyectos sin necesidad de una disquera o mayor intervención de terceros. De hecho, el DJ y productor portugués RAC lanzó su álbum EGO en Ujo Music.

Aunque pudiésemos seguir hablando de esta aplicación, aún quedan más por explorar: resalta bastante SingularDTV, una plataforma que, aunque enfocada a la industria musical, puede ser utilizada para otros creadores de contenido multimedia. Específicamente, se basa en Ethereum y su sistema de contratos inteligentes. Su misión principal es eliminar a los intermediarios, creando un nuevo tipo de industria que sea alternativo y trasparente.

El creador de SingularDTV relata que la idea surgió cuando vio que en 1997 David Bowie creó, asociado a Wall Street, los “Bowie Bonds”. El fundador de la plataforma señaló que lo que hizo Bowie fue crear tokens de su música, cosa que nadie había hecho antes. El concepto, más allá de Bowie, lo impactó y pensó que quería “tokenizar” sus libros, sus guiones y el contenido que él creaba en general; y pensó que habría millones de proyectos artísticos en todo el mundo que podrían beneficiarse de algo así.

De modo que la plataforma ofrece a los creadores un lugar donde poseer, subir, compartir, comercializar, vender y monetizar su trabajo y creaciones en línea, y la posibilidad de financiar fácilmente sus proyectos; ya que funciona como un servicio de crowdfunding, gestor de derechos de autor  y distribución peer-to-peer (persona a persona). Cabe destacar que Bitcoin Magazine, la apodó el “Netflix” en Ethereum.

Paralelamente, de las startups relacionadas con la industria musical que se basan en Ethereum, podemos nombrar a JAAK, una plataforma de almacenamiento y distribución de contenido multimedia, que tiene como meta revolucionar el mundo del contenido artístico en línea. La startup recientemente anunció el lanzamiento de una prueba piloto, en colaboración con el gigante Viacom, para un sistema distribuido de contenido digital y metadata utilizando contratos inteligentes.

Otra de estas particulares “disqueras” es dotBlockchain, plataforma que se especializa en crear un nuevo formato de archivos: “dot.bc”, y la arquitectura técnica de soporte para estos, tanto para la música como para otras formas y medios de contenido. Esencialmente, codifica los datos de los creadores y titulares de derechos de una canción o álbum y los términos de licencia relacionados, proponiendo una solución para los metadatos de los archivos. Al respecto, su fundador, Benji Rogers, comentó en una entrevista que prefiere el término “DRE” (siglas de Digital Rights Expression) y que:

La industria de la música no tiene un problema de datos. No tiene un problema de distribución. No tiene un problema con el consumidor. Tiene un problema de activos (…) No tiene una manera de colocar juntos el permiso de los activos y la obligación. ¡No puede controlar su propio activo!.Benji Rogers. CEO, dotBlockchain

Vea el artículo completo en Criptonoticias