Cluster, una Iniciativa de Valor Compartido Volver

Cómo reconocer un diamante auténtico

Características como el peso, el color, la talla y claridad son los principales aspectos a tener en cuenta a la hora de elegir uno.

Según los expertos, el diamante es una de las piedras más especiales del mundo. Su rareza, dureza y exclusividad, lo convierten en una de las piedras más apetecidas.

“El diamante es la piedra más dura creada por la naturaleza. Su precio está directamente relacionada con su tamaño y calidad, la cual es determinada por características que están asociadas a color, claridad, corte y peso (tamaño); Las 4 C’s por sus siglas en inglés”, asegura Thomas Kling, gemólogo de Joyerías Bauer.

Los diamantes son extraídos principalmente de minas que están en África, Australia, Rusia y Canadá. El color es variado y aunque el más deseado es el transparente, también se consigue en tonos como amarillo, blanco, negro, y café, siendo los incoloros los más populares. Sin embargo, se han visto piedras sumamente raras en colores rosado, verde, azul, morado, anaranjado y rojo, cuyos precios pueden ser muy altos.

Para simplificar su clasificación, los gemólogos han determinado cuatro factores principales para su clasificación:

1. Las 4 C’s: Color, Claridad, Corte y Peso (Carat Weight) son las principales características a la hora de elegir esta piedra. Entre más claro sea el diamante más costoso será. El diamante ideal debe ser completamente transparente y el corte debe ser específico, ya que este definirá el brillo de la pieza. El peso es otro de los aspectos que definirá el precio del diamante, ya que define que tan grande es la piedra.

2. El diamante es la piedra más dura creada por la naturaleza: el diamante no puede ser rayado por ningún otro material natural, solo por otro diamante. Esta es una de las claves para identificar un diamante real.

3. Escala de colores: en los diamantes incoloros, las tonalidades se miden de la D a la Z. En una escala ascendente el diamante será de una tonalidad más amarillenta. Entre más transparente y claro sea el diamante, más aumentará su precio.

4. No necesariamente los diamantes incoloros son los más costosos: cuando un diamante tiene un color muy específico y vivido como amarillo o café también se considera una rareza, por lo cual su precio puede aumentar.

En cuanto al mercado de los diamantes en el país, Thomas Kling afirma que Colombia es un país muy conservador donde prima el gusto por lo tradicional, y piedras tan icónicas como el diamante tienen un muy importante mercado. Una de las ventajas que tiene el diamante es que se puede encontrar uno para cada persona, y en el precio que se desee invertir. Cada año se venden piezas con diamantes de todas las clases: anillos, collares, aretes y pulseras que hacen felices a muchas mujeres”.

Información tomada de La FM