Cluster, una Iniciativa de Valor Compartido Volver

Marcas sostenibles en el mercado de las joyas

Con motivo de la convocatoria al Premio de Valor Compartido de la Cámara de Comercio de Bogotá, la Iniciativa Cluster de Joyería y Bisutería presenta un especial para mostrar el trabajo de marcas que promueven buenas prácticas sociales ambientales desde sus negocios.

Para una marca, en especial de joyería o bisutería, ser reconocida por el impacto positivo que genera en la comunidad es un activo intangible que ayuda a su posicionamiento en el mercado y a su sostenibilidad en el tiempo. Desde prácticas tradicionales de filantropía hasta acciones más robustas y de gran impacto en los negocios, en línea con el enfoque de Valor Compartido promovido por Michel Porter, es cada vez más evidente la importancia que tiene para las empresas del sector convertirse en referente de sostenibilidad como un atributo que le agrega valor a sus marcas. 

En la actualidad se encuentran múltiples experiencias que ejemplifican el aporte que marcas de joyería y bisutería están haciendo, dentro de su modelo de negocio, a causas sociales y ambientales a nivel local. En el contexto bogotano se destacan casos que van desde apoyo a campañas de fundaciones que atienden problemática sociales, hasta la generación de empleo a personas en situación de vulnerabilidad y el desarrollo de productos sostenibles que buscan generar conciencia sobre el cuidado del medio ambiente.

Zoken Joyeros y Flor Amazona, por ejemplo, son marcas que vienen vinculando comunidades indígenas de Colombia, en el diseño y fabricación de colecciones y líneas con valores étnicos, generando ingresos económicos para estas poblaciones. “Hemos trabajado con la cultura wayuu desde hace 6 años y esto nos ha permitido conocer más de su cultura, su riqueza artesanal y saberes ancestrales.  Poder contar algo de sus costumbres a través de nuestros diseños, y exaltar este pueblo indígena, ha sido un aporte pequeño, desde nuestras posibilidades, trabajando con diferentes familias y ayudando en sus necesidades más apremiantes”, afirma John Fredy Escobar, gerente de Zoken Joyeros

Flor Amazona, por su parte, desarrolló la colección Latin Luxe en la que participan indígenas de la comunidad Kamcha, ubicados en la Sierra Nevada de Santa Marta. Lleva 3 años colaborando con ellos y produciendo alrededor de 300 pulseras mensuales para exportar a 17 países del mundo.

“Es un proceso que toma alrededor de tres meses, en el que los artesanos desarrollan los diseños que compondrán la colección. Nos gusta tomar un tiempo en esta etapa, decidiendo los patrones, colores, metales y detalles que representen sus visiones y la naturaleza de la selva tropical. ¿Qué podría ser mejor que el modelado y desarrollo de patrones mientras se escuchan los sonidos de la naturaleza, en un taller espacio abierto, en la Sierra Nevada?”, afirma Ana María Sarmiento, la diseñadora detrás de la marca Flor Amazona.

Otra de las marcas que genera empleo a personas en condición de vulnerabilidad es Alucca, joyería artesanal. “El esquema de trabajo de nuestra firma es por pequeños centros de ensamble realizados por madres cabeza de familia y mujeres luchadoras, que plasman sus sueños en nuestras piezas. Alucca es la suma de todas estas destrezas para mostrar que las mujeres toman la rienda de sus vidas” manifiesta Martha Castro, gerente de Alucca.

Espere una segunda entrega con empresa de joyería que marca la diferencia.