Cluster, una Iniciativa de Valor Compartido Volver

Panorama de la inversión en renovables en Colombia

Según la evaluación del recurso solar del país, la región Caribe tiene el mayor potencial para la generación de energía solar.

Los más de 30 grados de temperatura que sentimos en Barranquilla y el Atlántico no son solo de calor humano, es un clima que genera diferentes sentimientos, pero para inversionistas del sector energético se traducen en oportunidades para mirar a este territorio y encontrar razones para invertir en energía renovable.

Barranquilla y el Atlántico, y en general, la costa Caribe colombiana, ofrecen potencialmente recursos eólicos y solares y la oportunidad de mercado para otros tipos de generación de energía. La ubicación geográfica natural es un punto a favor, pues según la evaluación del recurso solar del país (Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales, 2006), la región Caribe cuenta con el mayor potencial para la generación de energía solar, un título bien ganado, entendido para todos los que conocen el departamento.

Por otro lado, contamos con los recursos eólicos. Somos una de las zonas con mayor potencial por los vientos alisios, principal motor de los proyectos de energía eólica de gran escala. Nuestra región tiene un potencial eólico de alrededor de 20.000 MW de capacidad instalada; para hacer un comparativo, estamos cerca de la que posee España, considerado por el Consejo Global de Energía Eólica en el 2015, el quinto país del mundo con la mayor capacidad instalada de viento. En otras palabras, Colombia puede estar en el ‘top 5’ de países con mayor capacidad eólica.

Nuestro segundo punto es que hoy se requiere contar con otros tipos de generación de energía que puedan verse reflejados en los costos de la misma, además de la disponibilidad de ‘clientes’ potenciales que no cuentan con la conexión del servicio energético actualmente. La costa Caribe aún tiene territorios que no están conectados al sistema energético del país.

Debemos considerar que en esta región se concentra el 10 por ciento de las empresas fabricantes de sectores como minería, metalurgia, químicos, petroquímicos, agroquímicos, alimentos y bebidas, productos farmacéuticos, entre otros. Estas compañías tienen el compromiso de reducir las emisiones de CO2 para el desarrollo sostenible; lo que se convierte en otra oportunidad de mercado para las firmas de energías renovables.

Existe la preocupación del cambio climático, que se ha convertido en un desafío para nuestra sostenibilidad energética. En el 2016, el fenómeno de ‘El Niño’ trajo unas condiciones climáticas extremas que nos hizo entrar en apuros, porque la energía en Colombia depende de los recursos hídricos. El 70 por ciento de nuestra energía depende de las centrales hidroeléctricas; 25 por ciento en plantas termoeléctricas; 2 por ciento en plantas de cogeneradores; 2 por ciento en centrales eléctricas pequeñas, y solo el 1 por ciento en energías renovables. Esto demuestra que tenemos todo un mercado para explorar y sacarle provecho.

Mi llamado es darles ese espaldarazo a los empresarios que hoy le apuestan a estas energías alternativas, a pesar de que no existirá un solo beneficiado, sino toda una cadena de valor que se traducirá en calidad de vida para unos y en inversión sostenible para otros. Igualmente, invitar a todos a que nos sumemos a esta beneficiosa práctica, el éxito de nuestro departamento está en mirar las soluciones y no enfrascarnos en los problemas.

Ana María Badel
Directora Ejecutiva de ProBarranquilla

Fuente: Portafolio