Cluster, una Iniciativa de Valor Compartido Volver

Grupo Energía de Bogotá se expande a Guatemala

Los proyectos se desarrollaron por las empresas Transportadora de Energía de Centroamérica (Trecsa) y Energía de Bogotá, Ingeniería y Servicios (EEBIS), filiales del GEB en Guatemala.

El Grupo de Energía de Bogotá (GEB) inauguró este viernes,  dos obras estratégicas de transmisión de electricidad que beneficiarán a más de 300 comunidades del interior del país.

Los proyectos fueron desarrollados por las empresas Transportadora de Energía de Centroamérica (Trecsa) y Energía de Bogotá, Ingeniería y Servicios (EEBIS), que son las filiales del GEB en Guatemala.

Una de las obras es la 'energización' de la línea de transmisión Covadonga-Uspantán, con un total de 43 kilómetros, 99 torres de transmisión y la ampliación de 2 subestaciones de 230 kilovatios, en los municipios de Santa María Nebaj, San Gaspar Chajul y San Juan Cotzal, en el departamento noroccidental de Quiché.

El GEB dijo en un comunicado que con este proyecto se cierra el primer anillo hidráulico en Guatemala, lo que facilitará un impulso al desarrollo económico de la región Ixil, donde se presentan los retos más importantes en la disminución de la pobreza y generación de empleo.

El otro es el proyecto Anillo Pacífico Sur (APS) en el que se puso en servicio la "energización" de 90 kilómetros, 236 torres de transmisión, cuatro subestaciones nuevas y la ampliación de otra en el departamento sureño de Escuintla, a donde asistió el presidente de Guatemala, Jimmy Morales.

El grupo colombiano destacó que este proyecto contribuirá al crecimiento del sector industrial del sur del país, el cual genera más de 77.000 empleos directos y 385.000 indirectos.

Resaltó que la alianza entre Trecsa y EEBIS mejorarán el servicio de energía eléctrica en más de 300 comunidades guatemaltecas en el marco del Plan de Expansión del Sistema de Transporte de Energía (PET).

La presidenta del GEB, Astrid Álvarez, dijo que Trecsa ha invertido hasta este momento 450 millones de dólares

Fuente: El Espectador