Cluster, una Iniciativa de Valor Compartido Volver

¿Hay relación entre impresión 3D y artes gráficas?

Hace más de dos décadas se empezó a convertir en realidad un sueño que hasta entonces parecía destinado a las obras de ciencia ficción, la impresión 3D. Hoy no solo es una realidad, sino la gran esperanza de múltiples sectores.

La clave está en saber que la impresión 3D es una tecnología y que las artes gráficas son un ámbito de aplicación.

La impresión tridimensional es una tecnología de fabricación por adición, es decir, la creación de una pieza de tres dimensiones mediante la superposición de capas sucesivas de cualquier material.

Particularmente hablando de la industria gráfica, es importante entender que, aunque efectivamente se trata de una técnica de impresión, esta tecnología no nace en este sector ni tiene el objetivo de atender sus necesidades comerciales; se trata de una tecnología aplicable a prácticamente cualquier industria.

Impresión 3D en la industria gráfica

Aunque se perfecciona a velocidades impactantes, la impresión 3D se ha concentrado principalmente en aumentar el volumen de la impresión y la velocidad de la misma, pues hasta ahora se trata todavía de una tecnología no apta para la producción en masa.

Como se auguró en sus incipientes años, la impresión en 3D ha hecho de la personalización algo mucho más habitual y se ha concentrado más en el usuario común, sus necesidades y características individuales, que en la fabricación masiva.

Posibilidades infinitas

Ya que representa una oportunidad inigualable, en los últimos años han surgido muchísimos fabricantes de impresoras 3D, entre los que se han destacado Makerbot, Delta Marker, Ultimaker, Stratasys, Leapfrog, RoBo 3D y muchas más.

Pero también las marcas mundialmente reconocidas en la industria de la impresión han desarrollado sus propias líneas tridimensionales; Agfa Graphics, Konica Minolta y Ricoh, son algunas de ellas. HP pretende arrasar en el mercado de la impresión 3D con su nueva tecnología Multi Jet Fusion.

Antes de entrar al negocio tridimensional es importante tener muy claro qué tipo de productos queremos imprimir, a qué volumen, cuánto estamos dispuestos a invertir y a qué público queremos llegar, pues de ello dependerá qué tan robusto debe ser el equipo y cuál será la inversión en materiales.

A la hora de elegir una impresora es importe tener en cuenta el precio, el modelo, los materiales que admite, el volumen, los acabados que logra y el software que utiliza.

Tomado de: fespa